El Papa Francisco llegó a Chile: “Tengo miedo de una guerra nuclear”

El Sumo Pontífice llegó este lunes a Santiago, pero antes dejó un mensaje de preocupación para todos los invitados a compartir el vuelo a partir de una imagen de la destrucción en Nagasaki.La recibió Michelle Bachelet

El Sumo Pontífice fue recibido en el aeropuerto de Santiago por la presidente Michelle Bachelet. El próximo jueves partirá rumbo a Lima, Perú
Pasadas las 19, hora local, el avión que trasladaba al papa Francisco arribó al aeropuerto internacional de Santiago. Allí, su Santidad fue recibido por la presidente Michelle Bachelet.

Durante el viaje desde Roma, el Sumo Pontífice habló con los 70 representantes de los medios de comunicación que se trasladaron en el mismo avión y reconoció que para él “no será un viaje difícil”, pese a las recientes amenazas y ataques a iglesias en Chile.
“Estudié aquí y tengo muchos amigos y conozco bien Chile”, comentó Francisco.

Uno de los mensajes más fuertes que dejó el Papa en el viaje fue su miedo a una posible guerra nuclear. A los periodistas se les distribuyó una fotografía y el Sumo Pontífice explicó su significado

“La he encontrado por caso, es el 45 y es un niño con su hermanito muerto en la espalda esperando el turno ante el crematorio en Nagasaki, después de la bomba. Me conmovió cuando la vi y solo quise escribir: “el fruto de la guerra”, y pensé en imprimirla”, dijo.
“Porque conmueve más que mil palabras”, agregó.

Ya en suelo chileno, el Papa será trasladado a la Nunciatura Apostólica.
Su agenda oficial, en tanto, comenzará este martes, a las 8.20 de la mañana, hora local, con un encuentro con autoridades, sociedad civil y cuerpo diplomático en La Moneda.

“Tengo miedo de una guerra nuclear, estamos al límite”, aseguró Francisco en un breve diálogo mantuvo con la comitiva que está a bordo del avión, según informó la agencia de noticias ANSA.

“Solo hace falta un percance para que se inicie la guerra. La situación puede precipitarse a partir de un error. Entonces, es necesario destruir las armas. Esforcémonos por llevar a cabo el desarme nuclear”, agregó.
Las frases del máximo pontífice surgieron después de que le mostraran una foto de las consecuencias de la bomba atómica caída en Nagasaki en 1945.

La agenda en Chile

Durante su estancia de tres días en Chile, se reunirá con autoridades, comunidades indígenas, religiosos y pobres, en Santiago, Temuco (600 km al sur de Santiago) e Iquique (1.800 km al norte), donde realizará multitudinarias misas.

El papa argentino, de 81 años, regresa a un Chile muy diferente del que conoció en sus años de seminarista, en la década de los sesenta. Los abusos sexuales perpetrados por cerca de 80 religiosos a menores han golpeado duramente el corazón del catolicismo.

Desde 2010, cuando se destapó el caso del influyente sacerdote Fernando Karadima, condenado por el Vaticano por abuso sexual de menores, la confianza de los chilenos en la iglesia Católica cayó en picada hasta un 36%, según una reciente encuesta de la consultora Latinobarómetro.
El 59% de los chilenos se declaran católicos.

Problemas y conflictos

La iglesia “tiene problemas y está en un discurso valórico de reafirmación, apuntando hacia el reforzamiento de la familia, el rechazo al aborto y al matrimonio homosexual, pero atravesada por sus conflictos internos: sacerdotes que han tenido abusos sexuales”, dijo Cristian Parker, especialista en sociología de la religión de la Universidad de Santiago.

La Conferencia Episcopal chilena reconoció el viernes que en una carta enviada en 2015, Francisco recomendó pedir la renuncia o darles un año sabático a tres prelados, uno de ellos el obispo Juan Barros de la ciudad de Osorno (sur), acusado de encubrir el caso de Karadima, pero el entonces representante del Vaticano lo impidió.

Durante los tres días que permanecerá en Chile, Francisco se reunirá con víctimas de la dictadura, pero no está previsto que lo haga con víctimas de sacerdotes pederastas.

El papa llega a un Chile en pleno cambio social que acaba de aprobar el aborto terapéutico y tramita en el Parlamento el matrimonio homosexual, tras la adopción de la unión civil de parejas del mismo sexo.

Su primera actividad en Santiago será un encuentro con la presidenta socialista Michelle Bachelet, agnóstica confesa e impulsora de esta transformación social, que entregará el poder el 11 de marzo al conservador Sebastián Piñera.

Grupos de laicos, movimientos proabortistas, feministas y de homosexuales anunciaron manifestaciones contra la visita de Francisco.
El descontento por su visita se hizo más evidente con los ataques con explosivos que tuvieron lugar el viernes contra varias iglesias en Santiago, que según la policía habrían sido obra de grupos anarquistas.

“Papa Francisco las próximas bombas serán en tu sotana”, indicó un panfleto dejado por los atacantes.
Uno de los puntos álgidos de la visita será la misa multitudinaria que oficiará en el parque O’Higgins, un enorme pulmón verde de la ciudad donde se esperan unas 400.000 personas.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *