Masivas marchas en contra de la despenalización del aborto

Miles de personas participaron ayer en varias ciudades de Argentina de la iniciativa mundial denominada “Marcha por la Vida”, contraria a la legalización del aborto, y que coincide con la celebración del Domingo de Ramos y el Día del Niño por Nacer.

El evento contó con un acto central en la Ciudad de Buenos Aires, en el barrio de Palermo, y varias concentraciones en decenas de ciudades de todo el país organizadas por ONGs nucleadas en Unidad Provida, a la que se sumaron el clero católico y la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (Aciera).

El obispo de la ciudad bonaerense de Azul, Hugo Salaberry, dijo que “considerando la cantidad de familias que desean un niño y no lo pueden tener, el aborto es una afrenta a esas personas”.

Monseñor Salaberry afirmó que él y los sacerdotes de su diócesis están “dispuestos a recibir a los niños no deseados” y a hacerse “cargo de ellos”.
“Las leyes nos hacen crecer en humanidad y nos sacan del reino de la selva en la medida que protegen al más débil frente al poderoso”, señaló el obispo.

Y agregó: “Esta encrucijada nos obliga a tomar posición: una mujer embarazada que duda, parientes o amigos que aconsejan y profesionales que necesariamente intervienen por un lado y por otro, un niño por nacer, indefenso e inocente. Nosotros ya decidimos”.

Una concurrida marcha llamó en Córdoba a “honrar a vida” y convocó a “acompañar y sostener a las mujeres que llevan adelante embarazos en circunstancias difíciles, dramáticas, o incluso no deseadas”.

Además de la convocatoria central en Buenos Aires, las “Marchas por la Vida” se realizaron en Necochea, Brandsen, Tres Arroyos, Bahía Blanca; en la capital de Catamarca, en Resistencia (Chaco); en Córdoba capital, en Villa María y en Río Cuarto; en Goya (Corrientes), en Puerto Madyrn y Esquel (Chubut); en Paraná, Concordia y Concepción del Uruguay (Entre Ríos); en Formosa capital; en Santa Rosa (La Pampa); en Mar del Plata; en Mendoza capital, Malargue, General Alvear, San Rafael y Tupungato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *