En el Tribunal Oral Federal en lo Criminal N° 3 de Formosa, se está llevando a cabo el primer día del juicio oral y público contra Pedro Ramón Bareiro, quien era Comisionado de Frontera en 2016 cuando fue hallado con más de 50 kilos de cocaína en una camioneta oficial sobre la ruta 11 en inmediaciones del Riacho Monte Lindo. Junto a Bareiro, están imputados y detenidos; su hijo y su nuera.

En la jornada se está desarrollando la primera audiencia del juicio oral y público al ex Comisionado de Frontera, Pedro Ramón Bareiro quien en febrero del año 2016 mientras viajaba desde Clorinda hacia Formosa en una camioneta Toyota Hilix, perteneciente al Ministerio de Hacienda y Finanzas de la provincia de Formosa, junto a su hijo y su nuera; perdió el control y cerca del Riacho Monte Lindo, sobre la ruta 11, volcó sin mayores consecuencias.
Una patrulla de la Policía Federal de Formosa que estaba yendo hacia un operativo en Clorinda advirtieron el rodado volcado y cuando quisieron asistir a Bareiro y compañía, éstos se mostraron reacios. Fue en ese momento cuando los uniformados hallaron la droga oculta en el interior del vehículo: más de 50 kilos de cocaína.

El tribunal que llevará adelante las audiencias está compuesto por los jueces, Lucrecia Rojas (Corrientes, Eduardo Belforte (Formosa) y Juan Manuel Iglesias (Chaco). El fiscal de la causa es el doctor Luís Benítez, de la Fiscalía Federal N° 2 de Formosa.

LA CAUSA:

El 20 de febrero pasado, cuatro agentes de la Delegación Formosa de la Policía Federal Argentina que se dirigían por la Ruta Nacional N°11 hacia la ciudad de Clorinda observaron –a la altura del paraje Monte lindo- una camioneta blanca volcada a un costado del camino. Al acercarse para brindar asistencia a los ocupantes, los policías notaron el frustrado intento de éstos por ocultar una gran cantidad de envoltorios –conocidos como “panes”- que las pericias posteriores comprobaron contenían cocaína, en aproximadamente 51 kilogramos. Más aún, en una situación de visible nerviosismo los ocupantes quisieron evadir en todo momento la asistencia policial y hasta expresaron que previo al accidente habían levantado a dos personas que hacían dedo en la ruta y que, una vez producido el siniestro, se habrían dado a la fuga. Los propios imputados negaron después esa versión.

Funcionario del gobierno de Formosa, Pedro Ramón Bareiro ocupaba desde 1992 el cargo de Comisionado del Área de Frontera Clorinda y la camioneta marca Toyota que conducía le había sido entregada por la Dirección General de Compras y Suministros, dependiente del Ministerio de Economía, Hacienda y Finanzas de la provincia. Diversas filmaciones dan cuenta que en los días previos al hecho e incluso esa misma mañana, su hijo egresó a Paraguay por el Puente Internacional San Ignacio de Loyola, sin ser requisado por el personal aduanero. En todos los casos, regresó al país al cabo de unas pocas horas.

Dominio del hecho

Al ampliar su declaración indagatoria, Favio Bareiro manifestó ser el único responsable del transporte del material estupefaciente, asegurando que tanto su padre como su concubina Cecilia Betiana Cáseres desconocían esa circunstancia. En esa línea, Pedro Bareiro adujo haberle prestado algunas horas antes la camioneta. Para la Justicia, por el contrario, no hay constancias que corroboren esa versión, en especial si se tiene en cuenta la ausencia de soportes que hubieran contenido de forma segura el cargamento de estupefacientes que, tras el accidente, se encontró esparcido y suelto al exterior del vehículo. Tal situación lleva a inferir que el material estupefaciente era trasladado a la vista de los tres imputados, “quienes ejercían la custodia sobre los mismos”. A ello se suman diversos testimonios que dan cuenta que tanto Pedro Bareiro como Cecilia Cáseres intentaron apresuradamente ocultar los estupefacientes introduciéndolos en una bolsa plástica sin ataduras, único elemento que tenían a su disposición.

“Se advierte que los tres imputados detentaban el dominio del hecho –no podemos dejar de lado el parentesco existente entre ellos (…)- desplazándose todos en el mismo vehículo dentro del cual llevaban 50 paquetes de cocaína, que lejos de encontrarse ocultos a la vista de un tercero –o de Pedro y Cecilia, quienes supuestamente y según sus dichos desconocían la existencia de la droga-, contrariamente a ello estaban algunos simplemente colocados detrás del asiento trasero y otros esparcidos sin ningún tipo de ataduras que los sujete dentro del rodado, razón por la que con el impacto salieron despedidos hacia el exterior del vehículo”, fundamentó el Juez en su resolución. Asimismo, el Magistrado destacó las “notorias contradicciones y descoordinación temporal” entre los relatos brindados por los testigos propuestos por las defensas.

Así las cosas, el Juez consideró que los tres acusados “tenían plena comprensión y conocimiento de la ilegalidad de su conducta en el transporte de droga que se hallaban realizando”. Al resolver la situación procesal de los imputados, el Magistrado indicó que el cuadro fáctico permite presumir “fundadamente” que éstos intentarán eludir la acción de la justicia o entorpecer la investigación, por lo que dispuso la prisión preventiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *