Cierra una distribuidora y Camioneros obliga a que siga trabajando

Carlos Pujol es el Socio Gerente de la firma Pujol e Hijos, una distribuidora de bebidas con más de 40 años en la ciudad de Formosa, que por cuestiones de salud, decidieron cerrar la empresa. “Habíamos llegado a un acuerdo con los empleados para el pago de las indemnizaciones, y también con los gremios, con los de Camioneros; pero el lunes cambió todo y ahora quieren que sigamos manteniendo las fuentes de trabajo” dijo.

“Es una decisión tomada, a partir del 1 de julio vamos a cerrar”, dijo Carlos Pujol, Socio Gerente de la Distribuidora Pujol e Hijos a Radio Uno. “Debemos priorizar la salud y por eso tomamos esta decisión. Se lo comunicamos a los empleados, a los gremios, con el gremio de Comercio no hay problema; pero con Camioneros, que primero habían aceptado la propuesta, el lunes cambiaron de parecer y ahora nos piden que sigamos manteniendo las fuentes de trabajo”.
Desde el día de ayer, los camiones de la empresa no pueden salir del local ubicado en el sector sur de la ciudad, más precisamente sobre la calle Nascimento Filho 898; los trabajadores agrupados en el gremio de Camioneros reclaman para que la distribuidora no cierre y conservar así sus fuentes de trabajo.

“Tengo prohibido venderle a los casinos, a los boliches, tengo prohibido venderle a mayoristas; ayer tuve que pagarles el flete a dos camiones que vinieron de Santa Fe y de Corrientes; porque no les dejaron bajar su carga. Eso ya lo perdimos. Esta gente no entiende nada”, se quejó Pujol quien destacó que la empresa que tiene en conjunto con sus hermanos, que tiene 44 años de trayectoria “jamás pasó por algo así, he trabajado con todos los gobiernos, hemos tenido gente que tuvimos que despedir, vino otra gente nueva, volvieron otros que se fueron; pero siempre fue todo normal; ahora estos que son nuevos, no entienden nada. Te quieren obligar a hacer algo, y acá no vamos a poner en riesgo nuestra salud” (sic).

Si bien el local comercial no está bloqueado, lo cierto es que los camiones están todos parados afuera y la intimidante presencia de los gremialistas; no permite a la gente que se acerque a comprar; afectando claramente la actividad de la distribuidora.

“Espero que no pase a mayores, que esta gente entre en razón y que la Justicia nos ampare como debe ser. La decisión está tomada, llevamos más de 40 años trabajando, queremos jubilarnos”, agregó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *