Los profesores Juan Andrés Merlo y Carlos Céspedes, son dos de los varios entrenadores que tiene la natación en el Club Oasis Formosa. Sobre cómo se trabaja en el día a día de esta hermosa disciplina nos cuentan en las próximas líneas.

“La piscina del club es un proyecto que nació en el año 1992 y que fue una idea de mi abuelo y mi papá.

Carlos Goyo y Ramón Céspedes, dos personas que se juntan y tienen la idea de construir una piscina. Con el tiempo se empezó a trabajar en el proyecto para climatizarla y nosotros en la actualidad tratamos de mantenerla con la mejor infraestructura posible y siempre sumándole nuevas cosas.

La pileta tiene un largo de 22 metros y un ancho de 15 metros. La obra más inmediata es el cerramiento total de la piscina, que es clave a la hora de entrenar en los meses de más frio. Estamos utilizando aberturas de aluminio” subrayó Carlos Céspedes.

“Sabemos que al formoseño el frio le juega en contra, por eso este cerrado total es muy importante, además con un agua que permanece caliente para que los que concurren a la pileta la puedan disfrutar. La apuesta es que la gente no pierda el ritmo de nado en estas pocas semanas de frio que se avecinan” deslizó Juan Andrés.

En cuanto a las áreas de trabajo, Merlo sostuvo: “Estamos trabajando en varias áreas, desde la escuela de natación, hasta pasar por los niños, los adultos y la matronatación, donde se trabaja con la mujer embarazada y luego con él bebe.

Hay un trabajo muy completo en aquagym que es clave a la hora de trabajar con personas adultas, con sobre peso o problemas de articulaciones. Las personas con capacidades motrices diferentes o con problemas como escoliosis también forman parte del grupo de trabajo”.

“En mi caso soy Instructor del SUGARA, que es el gremio de guardavidas, con sede en Rosario y estoy en la parte lúdica-formativa. La matronatación como la palabra lo dice, viene de la palabra matrona. La persona que le da la confianza al chiquito para nadar es la mamá, puede ser el papá, la tía o una persona del círculo cercano al niño.

Considero que a los 7 u 8 meses el chiquito ya puede hacer trabajos de matronatación, lógicamente con el estímulo de los padres en su casa, en la ducha para que el bebe le pierda temor al agua” manifestó Céspedes. La política de Oasis Formosa es que cada profesor trabaje con hasta 20 chicos y siguiendo la ordenanza municipal de tener un guardavidas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *