Dictaron la “prisión preventiva” para Eugenio Mussano

La señora Silvia Cartaman y su abogado defensor, el doctor Javier Barrios, comentaron que fueron informados sobre el auto de procesamiento con prisión preventiva para el artista plástico Eugenio “Yaca” Mussano
por los hechos donde se lo investiga por las agresiones contra quien fuera su pareja, Silvia Cartaman; y que lo denunciara por hechos gravísimos de violencia. Estuvo prófugo desde entonces y hace poco menos de un mes se entregó en una Comisaría de Herradura.

La señora Silvia Cartaman, victima de violencia de género a manos del señor Eugenio “Yaca” Mussano, según su testimonio, comentó que fue informada acerca del auto de procesamiento con prisión preventiva que se dictó contra el artista plástico.

Asimismo, uno de los abogados de la señora Cartaman, el doctor Juan Javier Barrios, en contacto con este medio; dijo que “vamos pedir el cambio de carátula que hoy por es Homicidio Agravado por el Vínculo en Grado de Tentativa por el de Femicidio”.

Indicó que “no hemos sido notificados formalmente todavía (acerca del auto de procesamiento con prisión preventiva para Eugeni Mussano) y estamos a la espera de la cédula para conocer los fundamentos del procesamiento y el mantenimiento de la carátula”.

Agregó que “pedimos el cambio de carátula por la de Femicidio, contemplado por el artículo 80 inciso 11 del Código Penal. “El inciso 11 del artículo 80 del Código Penal establece el Femicidio. Esta figura castiga con pena de reclusión o prisión perpetua al que matare: inciso 11. “A una mujer cuando el hecho sea perpetrado por un hombre y mediare violencia de género”. Es decir, el hombre ejerciendo violencia contra la mujer y en el caso más grave, llegar a matarla, por su condición de mujer.

Sostuvo el letrado que “ahora se abre una etapa de instrucción donde la querella sostendrá la imputación procurando el cambio de carátula. Por eso vamos a intentar tener una audiencia con la Fiscal Natalia Verónica Tafetani, quien asumió recientemente en la Fiscalía N° 4 de Formosa; procurando que nos acompañe en esta iniciativa del cambio de carátula”.

Sobre la defensa del imputado, dijo que “veremos si apelan el auto de procesamiento… el juez puede cambiar la carátula a Femicidio de pobarse este tipo penal. Para nosotros el hecho se originó mediando violencia de género.

Por el solo hecho de que la víctima sea mujer y por venganza; y para salvar los patrones culturales machistas y de clasificación (cosificación) de la mujer; Mussano intentó acabar con la vida de Silvia Cartaman” (sic).

Respecto a las condenas, dijo el doctor Barrios, que “las penas son las mismas para ambas figuras; un mínimo de 10 y un máximo de 15 años. Lo que cambia es la causa y el móvil del crimen. El agravamiento si se quiere se da en el sentido social”.

Sobre Mussano y su declaración indagatoria marcó que “Mussano reconoció en su declaración indagatoria que el nefasto episodio se debió a que encontró, en el celular de la víctima un mensaje de texto que lo enfureció.

Claro que intenta desligarse de la autoría de los hechos diciendo que no sabe cómo Silvia Cartaman tuvo las lesiones, que casi le cuesta la vida, insinuando que podría habérselas auto provocado… sus dichos no tienen asidero y confiamos que la causa va a ir a juicio y tendrá la pena máxima que se merece”.

Eugenio “Yaca” Mussano está detenido y alojado en la Comisaría de Herradura donde se entregó el pasado martes 17 de abril. Estaba prófugo desde julio de 2015 cuando ocurrió el episodio.

El caso

En la madrugada del sábado 11 de julio de 2015, en la casa del agresor, ubicada en pleno centro de nuestra ciudad, se dio el hecho con el terrible desenlace. Ambos, Silvia Cartaman como Mussano habían salido la noche anterior para compartir una típica velada de pareja, incluso habían ido a bailar a un boliche de nuestra ciudad.

Cuando regresaron a la casa del imputado, ya muy entrada la madrugada, se habría desatado una discusión iniciada por el hombre a partir de una escena de celos, que enseguida se convirtió en un verdadero infierno para la mujer, quien apenas salió del baño comenzó a recibir sucesivos golpes en el rostro, en la cabeza y en todo el cuerpo, producto de lo cual en un momento determinado cayó derribada al piso del departamento, donde siguió siendo blanco de un ataque sin límites ni justificación.

Como la mujer se desplomó de espaldas al piso, el agresor se tiró encima de ella con todo el peso de su cuerpo y usando sus rodillas presionó con fuerza ambos brazos contra el suelo, dejándola prácticamente inmovilizada.

Con la víctima totalmente reducida y a su merced, el hombre continuó golpeándola ya que él tenía sus dos brazos liberados, asestándole violentas trompadas en el rostro y en la cabeza, en medio de gritos y clamores de la mujer para que dejara de lastimarla con tanta saña.

Un rato después, el hombre se levantó con un propósito no determinado y se dirigió a otro sector del departamento, liberando por unos instantes a su víctima, quien aprovechó el descuido para salir corriendo del inmueble y escapar de ese infierno.

La mujer trepó un muro, subió a un techo y cuando quiso saltar para salir de la propiedad y ganar la calle, perdió el equilibrio y cayó desde más de tres metros al patio interno de un local comercial ubicado dentro del mismo inmueble, propiedad de la tía del agresor. Allí permaneció durante más de tres horas, escondida, dolorida y aterrada por el miedo que le provocaba saber que su victimario podría estar a pocos metros dispuesto a continuar con la golpiza.

Alrededor de las diez de la mañana, la dueña de la zapatería abrió su local, como lo hace todos los días, pero en esta oportunidad cuando se dirigió al patio interno, encontró acurrucada y despojada de ropas a la pareja de su sobrino, con el rostro totalmente desfigurado y acusando mucho dolor en todo el cuerpo, producto de los golpes recibidos.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *