“En vez de reír conmigo se ríen de mí, pero las cosas van a terminar en contra de ellos porque la gente me quiere y me aprueba, yo prefiero que la gente me quiera porque me da su voto”, consideró Anamá Ferreira en diálogo con La Once Diez/Radio de la Ciudad al referirse al rol que le tocó jugar en el Bailando 2018.

Al igual que sucedió en la gala anterior, su performance tuvo diferentes lecturas. Es que mientras Ángel De Brito la calificó con un 0 y pidió la asistencia del BAR-SM para reafirmar su puntuación, Florencia Peña les dio su respaldo con un 7 y Marcelo Polino se apiadó esta vez y les dejó un “aprobado” con 4 puntos.

La ex modelo opinó sobre el trato que recibe por parte del jurado: “Salen a matarme porque no tienen a quien ponerle el menos uno y me lo ponen a mí. Yo no me comparo pero la mamá de Laurita (Fernández) les da emoción y cuando me ven a mí se cagan de risa. Igual prefiero que se rían conmigo”, comparó.

A la vez, Insistió que “no miden con la misma vara, Ángel (De Brito) le puso un 3 a la mamá de Laurita, y no ven el esfuerzo que yo hago, no es moco de pavo lo que hago. No me gustó que Ángel pida el BAR, nunca me hicieron una devolución entera”. Al tiempo que analizó que “es que yo soy Amamá Ferreira, y ella es la mamá de Laurita, yo tengo una carrera, estoy acostumbrada a que me peguen. Ellos me matan y el rating sube”.

Con respecto a su experiencia en el certamen de ShowMatch confesó que “yo la estoy pasando muy bien porque soy la que no canta, no baila ni actúa, pero hago todo. Todos los participantes del Bailando no me consideran competencia, me subestiman. Incluso un bailarín, Facundo Mazzei, dijo que jamás bailaría conmigo y bailó con Nina Peloso. Después se dio cuenta y me pidió disculpas”, reveló.

Para finalizar subrayó que “yo entendí el juego, si me siguen buscando me van a encontrar. Pero entiendo que la gente en su casa se quiere divertir”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *