Desde la Asociación de Panaderos de Formosa, señalaron que las ventas cayeron hasta un 50% en el año y en los últimos meses un 20%, mientras que la harina pasó de costar $200 a principios de 2018 a casi $1.000, lo que incide en el costo de producción.

Tras la presentación de un proyecto de ley que busca declarar al pan como un “bien social”, por lo que debería subsidiarse a la harina y eximirse a este producto básico de las cargas impositivas, principalmente del IVA, a los fines de facilitar su acceso a las familias más vulnerables, desde la entidad se mostraron esperanzados en una herramienta de estas características pero sin mucho optimismo en lo que respecta a su avance.
El presidente de la Asociación de Panaderos, Arsenio López, refirió la situación de las panaderías locales y los precios de los principales panificados y aseguró que “la situación esta complicadísima y sigue siendo así. La materia prima no bajó y muchos componentes de la producción de pan continúan subiendo. Ojalá sea un proyecto que se realice lo más pronto posible”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *