Carmen Moreno, la madre de la joven Manuela Ferreyra, que estaba desaparecida desde el sábado a la noche cuando fue a bailar con una amiga; dio más detalles de cómo fue el regreso a su hogar de la chica de 18 años.

El martes, cerca de las 16 horas, Manuela Ferryera, la joven de 18 años, madre de una criatura de casi 2; que estaba desaparecida desde el sábado a las 20 horas cuando se dirigió a lo de una amiga con quien irían a bailar; apareció sana y salva; aunque tenía un semblante extraño; parecía como ida y lloraba mientras se abrazaba a sus padres.

“Primero me habían dicho que la vieron el lunes caminando por el barrio San Agustín, así que con mi marido y mi hermana estábamos por ir hacia allá ayer (por el martes) cuando unas nenitas nos avisaron que la vieron que estaba viniendo caminando hacia mi casa… mi marido y mi hermana la fueron a alcanzar y yo me quedé con mi nietita”, aseguró.

La mujer indicó que “no tenía signos de haber sido golpeada ni nada, es lo primero que miré; pero sí tenía las manos manchadas, era como pintura”.
Asimismo, sostuvo que la joven estaba en un estado de shock, lloraba y pedía que la abrazaran. “Nunca la vi en ese estado, me partió el alma”, dijo la mujer.

Una vez que se serenaron por la emoción del reencuentro, se comunicaron con la Policía para avisarles que ya había aparecido y cuando éstos se hicieron presente, la llevaron para ser revisada por un médico forense y tomarle declaración de lo sucedido.

“Lo que pude escuchar es que dijo que estaba en la parada del colectivo el domingo a la tarde y que se desvaneció. Que de ahí no recuerda mucho y que se despertó en una habitación oscura, en un lugar que no conocía”, contó la madre.

Agregó que la joven estaba como perdida y que “no podía mantenerse en pie, no aguantaba su cuerpo, así que le mandamos a dormir. Ahora esperaremos para ver cómo sigue la investigación para saber qué fue lo que pasó con ella realmente”.

Según los relatos de algunos vecinos, a la joven la dejó en la entrada de su barrio, 8 de Marzo, un hombre en una moto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *