“En este receso estival las escuelas no han cerrado sus puertas porque permanece el funcionamiento de los comedores escolares, incluso a diferencia de años atrás cuando bajaban los asistentes en vacaciones, ahora el numero de chicos respecto a cuando había clases se mantuvo.
Es más, muchos piden llevar la leche o la comida a sus casas para un hermano o la madre”, describió la licenciada María Almirón, responsable de los comedores escolares en la provincia.

A tal efecto, expuso que se han organizado turnos en las distintas instituciones escolares con los docentes y los equipos de conducción para asegurar el servicio nutricional durante este tiempo vacacional de verano.

Destaco la decisión del gobierno provincial de aumentar el 30% de los fondos y posibilitar así que con recursos propios –y el desentendimiento nacional- de sostener un servicio que ante le severa crisis nacional es fundamental para sostener el entramado social de los sectores más vulnerables.

“Este programa de inversión social está vigente durante todo el año, comprendiendo además las vacaciones de invierno y cada receso estival. Está compuesto por: desayuno y almuerzo para los estudiantes en turno matutino y almuerzo y merienda para los de la tarde”, añadiendo que en determinados establecimientos se organizan clases de apoyo y programas de entretenimiento.

Comentó que “las preparaciones son elegidas y elaboradas respetando la diversidad cultural en las formas de consumo (selección y formas de elaboración) y los recursos locales”.

“En Formosa el ciclo lectivo termina, no así el servicio nutricional que continua durante las vacaciones, es decir que los comedores y la copa de leche están garantizados”, expuso Almirón, quien dijo que la continuidad del servicio nutricional comprende a 440 jardines de infantes y 636 escuelas., o sea un total de 1076 establecimientos pertenecientes al nivel Inicial y Primario, incluso los de modalidades como la Especial, según dispuso la cartera Educativa a través del memorándum 017/18 la modalidad de prestación es a plato servido.

Recursos exclusivos del tesoro provincial

“La provincia esta solventando con fondos propios el servicio, ya que si bien a la nación le corresponde aportar una porción de los fondos para sostener los comedores, insisto en que son recursos totalmente del tesoro formoseño, los que íntegramente mantienen los más de mil comedores escolares”, afirmó.

Explicó que “el estado nacional envió en su momento recursos, pero jamás actualizó los valores, incluso fue la propia provincia quien aumentó en un 30% los fondos para solventar el normal funcionamiento de los comedores a partir del desfasaje de precios producto de la escalada inflacionaria nacional”.

Comentó como dato no menor que “muchos incluso piden llevar comida a sus casas, para lo cual acuden a las escuelas con recipientes de plástico tipo tuppers. Es algo que se ve en el interior y también en esta capital, esperan que se sirva todo el almuerzo y entonces luego de comer se acercan a la cocina a pedir para llevar a su hogar para su hermano más grande o para la madre”.

“En todo este receso los niños tienen una atención casi personalizada. Muchos en sus hogares reciben una prestación básica y en la escuela se elabora un menú variado con por ejemplo, pollo al horno, ensaladas y platos realmente ricos y nutritivos, incluso postres como frutas, helados de leche, postres encasados, agua saborizada”, expuso, aludiéndose que en otros casos eligen yogurt, leche o chocolatada, con el pan o la factura de la ración correspondiente para que lleven.

Comentó que en cada acceso a la escuela existen carteles informado el servicio y horario en que se sirve, donde entre las 8,30 y 9 en el caso de la copa de leche, y poco después de las 11 y hasta las 13 los niños acuden al almuerzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *