Colectivos chavistas y policías leales al régimen de Nicolás Maduro atacaron a los manifestantes opositores en los pasos fronterizos y dejaron 5 muertos, 285 heridos y 51 detenidos.

La operación para intentar introducir ayuda humanitaria a Venezuela se encontró este sábado con una brutal represión de la Guardia Nacional y la Policía Nacional hacia los manifestantes en las inmediaciones de las fronteras con Brasil y Colombia en una jornada que dejó al menos 5 muertos, 285 heridos y 51 detenidos, según cifras del gobierno de Iván Duque.

“Esta acción pacífica y de carácter humanitario ha sido interrumpida desde Venezuela bajo el régimen usurpador de Maduro con una represión violenta y desproporcionada”, dijo el canciller Carlos Holmes Trujillo en una declaración a los medios. Y agregó que, a raíz de ello, “se ha dispuesto el retorno de los camiones para proteger la ayuda con excepciones de los camiones que tenían medicamentos que fueron quemados en territorio venezolano”.

A las 13:10, hora venezolana, efectivos de las Fuerzas Armadas de Venezuela y miembros de colectivos chavistas atacaron con gases lacrimógenos y perdigones a las personas que se encontraban esperando la llegada de los camiones con ayuda humanitaria en el puente Simón Bolívar y Santander -que comunican a los ciudades de San Antonio y Ureña (Venezuela) y Cúcuta (Colombia).

Luego, agentes de las Fuerzas Militares de Colombia se desplegaron en los alrededores del puente Bolívar debido a que efectivos de la Policía Nacional Bolivariana presuntamente ingresaron a Colombia, informó el medio TVVenezuela en una excelente cobertura.

Cinco manifestantes fallecieron y otros 29 resultaron heridos de bala durante enfrentamientos entre militares y habitantes de la localidad suroriental de Santa Elena de Uairén, cercana a la frontera con Brasil, según comunicó la Asamblea Nacional de Venezuela (Parlamento, de mayoría opositora).

“Lo que ocurre en la frontera con Brasil no es represión común (…) Lo que ocurre en Santa Elena de Uairén es una masacre contra el pueblo indígena pemón en donde contabilizamos cuatro personas asesinadas y más de 20 heridos de bala”, dijo en rueda de prensa el diputado opositor Juan Andrés Mejía.

Mientras tanto, el mandatario Nicolás Maduro brindó un discurso en Caracas ante cientos de seguidores vestidos de rojo y retó a la oposición a derrotarlo en unos nuevos comicios presidenciales. “Estamos esperando que el señor fantoche Juan Guaidó convoque elecciones. Lo reto formalmente a convocar elecciones”, afirmó, y anunció que Venezuela rompía relaciones diplomáticas con Colombia.

Por su parte, el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, se reunió con los militares que le dieron la espalda al régimen de Maduro y se pusieron del lado de la oposición. En lo que va del día, al menos 23 uniformados venezolanos, incluidos 20 militares, desertaron este sábado y llegaron a Colombia, según informó la autoridad migratoria colombiana en medio de una escalada de tensiones por el anunciado ingreso de ayuda esencial a Venezuela.

En una conferencia de prensa, la esposa de Leopoldo López, Lilian Tintori, y el diputado Miguel Pizarro confirmaron temprano este sábado el ingreso al país del primer camión con ayuda humanitaria proveniente de Brasil. “A partir de este momento, iniciaron la movilización del Táchira hacia la frontera con Colombia y la movilización hacia la frontera con Brasil”, agregó el legislador opositor.

Juan Guaidó también confirmó la noticia en su Twitter: “¡Atención Venezuela! Anunciamos oficialmente que YA ENTRÓ el primer cargamento de ayuda humanitaria por nuestra frontera con Brasil. ¡Esto es un gran logro, Venezuela!”, expresó.

Pocas horas después del anuncio de Tintori y Guaidó, imágenes de televisión revelaron que cuatro camiones con toneladas de alimentos y medicamentos ingresaron a territorio venezolano. Pero la diputada opositora Gabriela Arellano reveló que uno de los vehículos fue incendiado y otros dos fueron destruidos por manifestantes chavistas cuando aún no se había descargado toda la mercadería en Ureña.

En medio de una gran tensión, la oposición venezolana intenta que alimentos y medicinas almacenados en Colombia sorteen barreras fronterizas impuestas por el dictador Nicolás Maduro, quien considera que esa asistencia humanitaria encubre una intervención militar.

En Ureña, la ciudad venezolana en la frontera con Cúcuta, se registraron incidentes entre la población y las fuerzas de seguridad que impedían el paso de la ayuda humanitaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *