Un nuevo alerta de sarampión

La Dirección Nacional de Epidemiología y Análisis de Situación de Salud, perteneciente a la Secretaría de Gobierno de Salud, emitió una alerta epidemiológica tras la confirmación de un nuevo caso de sarampión en el país. La médica clínica especialista en Infectología, Graciela Viera, explicó la importancia de cumplir con el calendario de vacunación. Dijo que hasta este nuevo escenario, la enfermedad en la Argentina estuvo controlada desde el año 2000.

Con el último caso de sarampión en un rosarino de 36 años, suman cuatro los notificados en lo que va de 2019 en la Argentina. Los tres previos fueron importados y el actual está en investigación.
El alerta epidemiológica declarada en este contexto, según explicó Viera, “implica que toda la población, pero fundamentalmente el equipo de salud, deben estar alerta ante la posibilidad de casos que pueden tener relación con esta enfermedad: un síndrome febril con catarro, cuadros respiratorios y sobre todo la aparición de las ronchitas rojas que salen en el cuerpo”.
La infectóloga comentó que “en nuestro país se había erradicado el virus de sarampión, siendo último notificado del año 2000” y que “luego aparecieron casos aislados”. Indicó así que en el último tiempo, hubo muchos casos nuevos en el mundo, sobre todo en Europa, con miles de casos y varios fallecidos; también en Venezuela y Brasil. En este sentido, pidió a la población “estar alerta cuando existe un antecedente de viaje al exterior, o al tener contacto con personas que hayan viajado al exterior”.
Al esquema de vacunación de Argentina lo valoró como uno de los mejores y más completos del mundo. En cuanto al sarampión, explicó, se hicieron varias campañas de vacunación con niños hasta los tres años y que cada tanto se agrega una campaña adicional para quienes no la han tenido.
 “Normalmente, se realiza la campaña triple viral que contiene la vacuna contra el sarampión, a los 12 meses, a los 5 años y a luego a los 11. También se le hace a la embarazada después del parto, y por el otro lado, deberían estar vacunados los varones adultos, porque de esta manera evitan tener la enfermedad y transmitirla a los niños y las mujeres”, detalló para rematar que “no hay una edad donde estemos exentos de realizarnos vacunas”.
Según dijo, las personas que tuvieron sarampión este año eran personas que no acreditaron tener la dosis de vacuna. “La vacunación es una de las medidas sanitarias que más vidas ha salvado a lo largo de la historia, después del agua potable”, aseguró.
Por otra parte, advirtió que si hay personas que duden estar protegidos contra el sarampión, “deberían asistir con las constancias de vacunación que tengan en cualquier centro de salud de la capital o al vacunatorio de la familia y chequear la necesidad de ser vacunados”.

Irregularidades en la provisión de vacunas

Con la reducción del Ministerio de Salud de la Nación a Secretaría, y el plan de ajuste del Gobierno nacional, una de las preocupaciones generales en torno a esta alerta epidemiológica puso en escenario la falta de vacunas y la vuelta de enfermedades que parecían estar controladas. Tal es así que la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología expresó por Twitter su “profunda preocupación por la provisión irregular e insuficiente de vacunas incluidas en el Calendario Nacional de Vacunación a las 24 jurisdicciones”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *