El Ejército alemán tomó la iniciativa. A primera hora del miércoles comunicó la suspensión hasta nueva orden de sus operaciones de entrenamiento militar de iraquíes, por el riesgo provocado por las recientes tensiones con Irán en la región.

“El Bundeswehr suspendió su formación”, dijo a la prensa el portavoz del Ministerio alemán de Defensa, Jens Flosdorff, respondiendo a una pregunta sobre la presencia de Alemania en Irak ante las tensiones con Irán en la región.

El portavoz habló de “más vigilancia” del ejército alemán en el país, sin descartar que los ejercicios de entrenamiento puedan retomarse “en los próximos días” si la situación lo permite.

La decisión fue tomada junto a otros países que entrenan a militares en la región, añadió el portavoz. De hecho, una hora más tarde, el gobierno holandés informó la suspensión de una misión en Irak que proporciona asistencia a las autoridades locales debido a una amenaza a la seguridad, según informó la agencia de noticias ANP.

La ayuda personal militar holandesa entrena a las fuerzas iraquíes en Erbil, al norte de Irak, junto con otras tropas extranjeras. Por su parte, el ejército alemán tiene actualmente 160 soldados desplegados en Irak, donde entrena a soldados, y también en el Kurdistán iraquí, donde dan apoyo a los peshmergas, los combatientes kurdos.

Las medidas de Alemania y Holanda se conocieron luego de que el departamento de Estado de Estados Unidos ordenara a todo el personal no imprescindible que abandone la embajada en Bagdad y el consulado en Erbil, delegaciones diplomáticas en Irak.

Estados Unidos ha incrementado la presión sobre Irán en los últimos días, acusándole de planear ataques “inminentes” en la región y reforzando su presencia militar en el Golfo con el envío de un portaaviones, un escuadrón de bombarderos y un buque de asalto anfibio.

“La habilidad del gobierno de Estados Unidos de proveer servicios de rutina y de emergencia a ciudadanos estadounidenses en Irak es extremadamente limitads”, señala un comunicado del departamento de Estado, en el que también se recomienda no viajar a Irak por peligro de “terrorismo, secuestro y conflicto armado”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *