“Tuvimos un episodio catastrófico”

“Yo le he dado con gusto al alcohol. Y en un momento dije: ‘Esto no está tan bueno'”.

Claribel Medina habló por primera vez de su lucha contra la adicción al alcohol. Invitada a PH, Podemos Hablar, la actriz reveló que pidió ayuda en Alcohólicos Anónimos ya que, según su relato, empezó a notar que “para cantar quería una copita, terminaba de cantar y quería otra copia”.

Primero definió al alcohol como “un amigo lejano”, y luego corrigió sus palabras: “En realidad, (es) un enemigo con el que hay que tener cuidado”.

Sobre su experiencia con Alcohólicos Anónimos, Claribel aseguró: “Tengo mis reuniones constantemente, y tengo padrino. Cuando tengo necesidad de conversar o de decir algo importante, o cuando me siento incómoda frente a una situación, lo llamo”.

“Una vez que estás ahí, en una primera reunión, y empezás a escuchar lo que dice cada uno, te das cuenta de que vos sos uno más -agregó-. Hay gente que vivió situaciones extremas y terribles. Está buenísimo llevar el mensaje de que la vida se puede llevar bien y feliz sin necesidad de estar apoyándote en algo que te hace mal, que va a ser un enemigo toda la vida“.

Advirtió que “el Diablo está en la última gotita de la botella”, y sostuvo que “nadie debe ser marginado”. “Hay que saber que es una enfermedad. Yo nunca falté al trabajo, jamás. Sabía que no estaba bien, pero yo llegaba. Sabía que durante el trabajo no (iba a tomar). Y eso es lo que uno cree que puede manejar, pero al final no”, dijo.

Después de haber contado su experiencia en el programa de Telefe, Claribel Medina le envió un mensaje de texto a su hija Agostina -fruto de su relación con el actor Pablo Alarcón– para avisarle lo que vería en televisión –PH se graba un día antes de su emisión-, y le dio vía libre para que se manejara como lo sentía.

Entonces, Agostina -quien también es actriz- decidió buscar comentarios en las redes sociales para comprobar la repercusión de la valiente confesión que había realizado su madre. “No tengo la menor idea de por qué lo hice, pero lo que encontré fue horrible. No encontré ninguna palabra de aliento; solo rechazo, violencia, insultos. ¿Realmente estamos así como sociedad que ante una persona que habla sobre su enfermedad con total sinceridad, salimos a insultarla? En vez de decir: “¡Guau, qué valiente, salió a pedir ayuda!'”, dijo la joven a través de un video de casi 10 minutos de duración, que publicó en su canal de Youtube.

“Quiero decirles que la adicción al alcohol es una enfermedad y cualquier persona que la sufre necesita amor, no necesita violencia ni agresividad. Necesita amor, al igual que las personas que la rodeamos. Porque, como estarán viendo, yo también sufro su enfermedad, y para mí también tuvo consecuencias“, continuó Agostina, de 25 años, y anunció que contaría su experiencia desde cómo vivió ella la enfermedad de su madre.

Descubrí que mi mamá era alcohólica a los 15 años. Lo oculté durante muchísimos años porque al ser una figura pública no era fácil contarlo, justamente por cosas como estas, que era algo horrible, cuando en realidad había que darle una mano”, dijo, recordando en ese entonces intentó refugiarse en un docente al que le tenía cariño.

Sin embargo, no se animó, y terminó hablando de otra cosa. “Años siguientes, cuando yo estaba en quinto año, tuvimos un episodio un poco catastrófico. Tuvimos que ir al hospital y al día siguiente no fui al colegio. Me agarró el director de la escuela y me dijo: ‘Agostina, andá viendo cuántas faltas tenés en la escuela’. Y a mí me daban ganas de decirle: ‘Señor, usted no tiene la menor idea de lo que vivimos en mi casa..’. La verdad, no supe cómo responderle, y no le quería contar cómo era la situación en casa. Le dije que tenía fiebre. Siempre con mentira. Durante esos años de mi vida mentí mucho“.

Con el tiempo, Agostina fue a grupos en los que pudo hablar con personas que vivía situaciones parecidas. “Creo que la búsqueda de mi expresión artística fue mi medio para mi sanación”, explicó, y confió que durante “meses” no pudo mantener el vínculo con su madre: “No nos podíamos comunicar. Yo no la podía abrazar, no le podía dar un beso. Es realmente muy difícil”.

“Hasta que un día entendí que nada de eso tenía sentido. Que mi vieja estaba haciendo todo lo posible por estar bien, por pedirnos perdón por todas las cosas por las que nos había hecho pasar. Y un día sentí perdonarla. La perdoné, fue real: podía abrazarla, besarla, decirle que la amaba, pasar horas hablando, podía compartir. Pero fue un esfuerzo familiar conseguir eso. Cuando pude perdonarla, cambió todo porque la ayudé desde otro lugar”.

Luego, le dedicó emotivas palabras a su madre, a quien admira por su valentía: “Hoy en día es una mujer súper sana que sigue trabajando y luchando por estar mejor cada día. Por sus hijas, por su pareja…”.

Además, le pidió a quienes cuestionaron a la actriz por haber hecho su confesión en televisión, que “no metan el dedo en la llaga cuando no tienen idea de cuál es el contexto”.

“Mami, perdón si te expuse demasiado. No fue mi intención”, dijo Agostina, antes de volverles a pedir a sus seguidores que “tengan amor y respeto” por la actriz. “Es muy importante que entiendan que el alcoholismo es una enfermedad. No se jode con eso”, concluyó.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *