“Estoy listo para romper pantallas, estoy listo para la guerra”, dice Alex Caniggia contento con el resultado de la tercera temporada de Caniggia Libre, el reality de MTV que comparte con su hermana Charlotte. Ella admite que no esperaba este suceso; él se muestra más… seguro: “Mientras esté yo, todo es un éxito”.

En estos días los hermanos debieron responder la consulta periodística sobre la separación (primero un rumor, más tarde confirmada) de sus padres, Mariana Nannis y Claudio Paul Caniggia. “Hay gente que se cuelga, no tiene de qué hablar y se mete en la vida de otros para tener un poco de minutos de fama. No es nuestro caso, pero hay mucha gente que funciona de esa manera”, dice la participante de Bailando 2019.

Pero el presente de Charlotte y Alex se desarrolla de manera independiente a sus célebres papás. El recorrido del reality los acompañó en viajes, pero también los llevó a probarse como empresariales. Alex lanzó su línea de cerveza, y Charlotte, la de pantuflas y choripanes.

—¿Cómo fue la cata para llegar a tu línea de cervezas?

Alex: —Fue rápido, eh, no te creas.

Charlotte: —Él no toma alcohol; hizo que lo haga el amigo.

Alex: —No tomo alcohol, no tomo drogas, nada.

—¿Nunca nada?

Alex: —Abstemio. Nunca.

Charlotte: —Yo antes. Ahora estoy flaca y como no quiero engordar entonces no tomo alcohol ni salgo de noche.

—¿Drogas?

Charlotte: —No, drogas no me gusta.

Alex: —Drogas son para heavy metal.

Charlotte: —Uno elige igual el modo de vida que quiere llevar, o no. A nosotros no nos gusta esa onda.

—Charlotte, ¿cómo te llevás con la empresaria?

—Tengo mi empresa de choripanes. Comí choripanes de muchos gustos. Surge porque la canción de Caniggia Libre es: “Charlotte champagne choripán”. Y mi manager dijo: “Ya fue, lancemos choripanes”. Y ya tengo las pantuflas que son un éxito online.

—Y si te tenés que ocupar de vender, ¿vendés?

—Obvio.

¿Cómo está el noviazgo?

—Muy bien, tranca. Contenta.

—Alex, ¿aprobás esta relación?

—Sí, sí.

—Hace casi dos años que estás de novio. ¿Convivencia?

—Soy un hombre serio ya. Convivencia no, todavía no.

—Convivencia entre hermanos: ¿quién se levanta más tarde?

Alex: —Yo. Soy nocturno. Me voy a dormir a las siete de la mañana, cosa que vos estás dormida a esa hora (risas).

—No, no, yo estoy bajando a mi hija al colegio, así que no: a las siete de la mañana ya estoy en pie.

—¿Viste? Yo me voy a dormir y tú te levantas. ¿Cómo se llama tu hijo?

—Hija; Malena.

—Malena. Bueno, le tenés que decir, a Malena: “¿Qué pasa puta ama ahora?”.

—Me suena feo, a los chicos tratamos de decirles que malas palabras no se dicen. ¿En tu casa no te lo decían?

—Bueno, puede ser. Decile: “¿Qué pasa chaval?”.

—¿Qué pasa chaval? Okey.

—Sí. “Siempre a tope, nunca  intope”, decile. Así ya va aprendiendo. Ah, y que me siga en Instagram.

—No tiene todavía, tiene seis años.

—Creale una.

¿Qué pasó con la campaña presidencial?

—La campaña presidencial va a ser más adelante.

—Pero ya cerraron las inscripciones.

—Tengo que tener 30 años. Así que cuando tenga 30, voy a ser el presidente.

—Charlotte, ¿vos te meterías en política?

—No, para nada. Igual, si se metió Amalia Granata, yo puedo perfectamente también meterme.

—¿En qué cargo te ves de la política?

—Como ella.

—Diputada.

—Así es.

—Amalia basó su campaña en estar en contra de la legalización del aborto.

—No, yo estoy a favor.

—¿Y harías la campaña en función a eso? ¿O hay otro tema que te interese?

—No sé, depende. No me metería en ese tema igual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *