Más eufórico que de costumbre, el Presidente les pidió el voto a los porteños para las primarias del domingo. Les pidió perdón a quienes esperaban reformas más veloces.

El oficialismo porteño cerró su campaña de cara a las PASO con un acto en el microestadio de Ferro Carril Oeste, encabezado por Mauricio Macri, María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta.

Más eufórico que de costumbre, por momentos al borde de las lágrimas, el Presidente recordó cómo fueron sus primeros años al frente de la Ciudad de Buenos Aires y las dificultades que debieron atravesar hasta poder mostrar los primeros logros.

En ese sentido, hizo un paralelismo con la gestión nacional y pidió: “Tenemos que convencer al que está enojado, pídanle perdón en nombre mía, llevó más tiempo que el que soñábamos, pero eso no invalida la dirección de lo que estamos haciendo, eso no invalida la intencionalidad”.

Macri aseguró que Juntos por el Cambio promueve una Argentina “sana”. “Esta es la Argentina del futuro sana, por eso es tan importante que cada uno de nosotros vayamos a votar para no volver al pasado”, planteó.

Durante su discurso, el jefe de Estado realizó el “Topo Gigio” de Juan Román Riquelme cuando los militantes de su partido cantaban el “Sí, se puede” y recordó a los gritos la conferencia de prensa que brindó en Capital Federal cuando se tuvo que afrontar por primera vez una inundación. “Sorry por el carajo”, se disculpó minutos más tarde.

Además de Rodríguez Larreta y Vidal, el Presidente estuvo acompañado el resto de los candidatos porteños de Juntos Por el Cambio, entre ellos el primer postulante a senador nacional, Martín Lousteau; el de diputados, Maxi Ferraro; y el vicejefe de gobierno, Diego Santilli, entre otros.

También estuvieron la vicepresidente Gabriela Michetti, el jefe de Gabinete Marcos Peña, el secretario Fernando De Andreis y otros dirigentes de Cambiemos de todo el país.
El acto comenzó pasado el mediodía y fue el primero de la agenda que tiene prevista Macri para esta semana: el miércoles estará en Córdoba y el jueves en el distrito bonaerense de Vicente López, en lo que será el último acto antes de las primarias.

En el distrito porteño, según los últimos sondeos, la fórmula Rodríguez Larreta-Santilli se ubica en el primer lugar de intención de voto. De todos modos, no lograría alcanzar el 50% de los sufragios necesarios para evitar un balotaje, que todo indica será contra el binomio integrado por Matías Lammens y Gisela Marziotta, representantes del Frente de Todos.
(Infobae)

“¡No se inunda más, carajo!”: arenga eufórica, lágrimas y “Topo Gigio” de Mauricio Macri

El Presidente cerró la campaña porteña con un discurso enérgico y una frase que será recordada
Un Mauricio Macri desconocido, eufórico, al borde de las lágrimas recordó este martes en el cierre de campaña en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires los problemas que le tocó enfrentar en sus primeros años como jefe de Gobierno.

“¿Quién vive en la zona de Juan B. Justo acá?”, introdujo. Y recordó: “La primera lluvia, los botes en Juan B. Justo y me llevan a una conferencia de prensa…Y los periodistas, implacables, me preguntaron “¿qué va a pasar?”…. Y les digo que estamos proyectando una obra que está bajo tierra…

Y me preguntan: “¿el año que viene qué va a pasar?””.
“Entonces les dije “basta”, el año que viene se va a volver a inundar y dentro de dos se va a volver a inundar, dentro de tres se va a volver a inundar y dentro de cuatro… ¡No se inunda más!, ¡No se inunda más, carajo!”, contó exaltado.

Luego de un minuto durante el cual el jefe de Estado recuperó el aire, se disculpó entre risas. “Perdón, perdón, sorry por el carajo… me fui un poquito”.
Durante el acto 360° que compartió con Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal, el Presidente recordó además el famoso “Topo Gigio” que lo tuvo como protagonista en 2001, cuando Juan Román Riquelme le convirtió un gol a River y festejó con ese gesto en medio de una pelea que lo enfrentaba con la directiva xeneize. Surgió como respuesta al pedido de los militantes que pedían su reelección en el microestadio de Ferro.

Desde el inicio de su discurso se lo vio emocionado, el borde de las lágrimas, visiblemente afectado por las palabras de Larreta y Vidal, quienes recordaron el camino transitado hasta ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *