Diego Ramoa dio una versión muy liviana de la trágica madrugada en que perdiera la vida su amiga, Sofía Puyó, a quien, incluso llegó a señalar como “responsable” de lo sucedido. “Si yo me quedaba en mi casa, no pasaba nada.
Pero por complacer a mi amiga, terminamos saliendo y pasó esto”.

En una nota exclusiva para Radio Formosa, Diego Ramoa (24), rompió el silencio a 5 meses del hecho en que en la Avenida González Lelong y el cruce con Fortín Yunká, estrelló su auto contra un árbol en la madrugada del 10 de marzo pasado, donde terminó perdiendo la vida su acompañante y amiga, Sofía Elena Puyó (19).
Frío y personalista

Lo que se puede destacar de la nota y que generó polémica en las redes sociales mientras era trasmitida en vivo; fue la frialdad con la que realizaba declaraciones. “Tenía que seguir con mi vida porque hay obligaciones contractuales. El personaje de las redes sociales no cayó bien nunca acá en Formosa, pero es un personaje y la gente vive mucho del mundo pantalla y eso no está bueno”, dijo.

Ramoa se mostró todo el tiempo preocupado por dejar bien en claro que no ha tenido responsabilidad absoluta en el hecho que le costó la vida a quien, definió como su hermana, Sofía Puyó.

Este viernes último, la Justicia a través del fallo de la Jueza Laura Karina Paz, ordenó el procesamiento a Ramoa por el delito de homicidio culposo doblemente agravado por exceso de velocidad y alcohol en sangre. Sobre esto, Ramoa trató de justificar: “¿Qué chico no sube hoy fotos o vídeos a las redes sociales mostrando que toman y manejan?”.

Además, sobre esa trágica madrugada dijo: “Cuando escuché que una enfermera dijo que Sofía había muerto, fue lo peor para mí… (sic). Después llegaron mis padres y yo estaba preocupado porque estaban mal. Además creí que tenía el rostro desfigurado porque me ardía todo”.

En un tramo de la entrevista, el periodista le preguntó si había algo de lo que se arrepentía de aquel día. “En ese momento estaba la cuestión de que no nos íbamos a ver más seguido (NdR: habla de la relación con Sofía) porque iba a empezar la facultad y nuestros horarios no nos daban. Además yo tenía un problema con las amígdalas, por lo que tenía que quedarme a descansar. Pero por no saber decir que no, y por complacer a mi amiga, terminamos saliendo. Si yo me quedaba en mi casa, no pasaba nada.

Otro detalle que agregó el joven influencer es que “lamentablemente mi vida cambió, hay muchas cosas que no puedo hacer pero por suerte otras obligaciones contractuales no se han perdido y puedo seguir solventando gastos”.

Sin contacto con la familia

Ramoa dijo que “desde el día que pasó todo (la madrugada del 10 de marzo de este año) le pedí a mis padres que se acercaran a la familia, y lo hicieron, tengo mis testigos. Sin embargo ellos (por los padres de Sofía) dijeron después que nunca se acercó nadie de mi familia. Si mienten con algo así, qué seguridad puedo tener respecto a lo que se diga después. A veces no podemos acercarnos cuando no hay intención del otro lado de que se produzca el encuentro”.

Volvió a decir que “no es mi intención ofender a nadie con mis publicaciones pero lo cierto es que yo no manejo mis redes sociales, tengo una persona que se encarga de eso y no puedo dejar de cumplir con mi trabajo, con mis obligaciones de contrato”.

El abogado desde que empezó el proceso de Diego Ramoa, es el doctor Luis Martín Davetta. El joven está procesado por Homicidio Culposo doblemente agravado por exceso de velocidad y presencia de alcohol en sangre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *