Ricardo Fort murió el 25 de noviembre del 2013, pero su legado sigue intacto, incluso en las nuevas generaciones, que prácticamente no lo vieron en los programas de televisión como ShowMatch o su Fort Night Show.

Para su alegría y sorpresa, Martita, la hija del chocolatero, recibió a través de su cuenta de Instagram fotos que le enviaron los estudiantes de altares que hicieron en honor a su papá para poder aprobar materias de la secundaria y de la facultad.Además de oraciones y hasta banderas de egresados.

“Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea Miameee, líbranos de Vargas (profesor), amén”, escribió un grupo de chicos en el pizarrón, con una foto de “el Comandante”. Otros cursos también hicieron estampitas del papá de Martita y Felipe antes del examen “para aprobar”.

“Vi que todos te mandan fotos del santuario a tu papá, en mi colegio también hicimos uno”, le escribió un usuario en las redes sociales a la joven, junto con la imagen, en la que se ven varias fotos de Ricardo pegadas en la pared.

Macarena, sobrina de Ricardo, dijo en Teleshow sobre el recuerdo de su tío: “Una persona no muere si sigue en el recuerdo. Prendo la tele y está ahí. Yo a él lo quiero un montón… era mi padrino y creo que era la mejor elección como padrino, lo amaba un montón. Lo extraño mucho. Es increíble como la gente lo quiere”.

Fort falleció hace poco más de seis años. Sus últimos tiempos no fueron nada fáciles, se había operado varias veces y el insoportable dolor físico lo había hecho adicto a la morfina. En sus últimos años había podido cumplir su deseo de ser famoso y querido por la gente, primero en su reality donde mostraba su excéntrica vida, y luego en la televisión.

Además de frases como “Yo no manejo el rating, manejo un Rolls Royce”, “Mamá cortaste toda la luz” o “Basta chicos”, dejó dos hijos que en días cumplirán 16 añosMartita y Felipe. Como si supiera que moriría joven, se encargó de realizar un poder a través del cual, si algo le ocurría, le cedía la tutela de los menores a su ex pareja y amigo, Gustavo Martínez.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *