Mario Olmedo, magister en Educación, habló acerca del acompañamiento de los chicos en el transcurso del ciclo lectivo que se encuentra muy próximo a iniciarse.
Abordó el sistema educativo y el rol familiar en pos de un niño que avance y se integre a su escuela.

“La cuestión de la educación, es uno de los ejes más importantes en una familia, el problema es que esa importancia generalmente se la damos al inicio del año lectivo.

Por ejemplo, esta semana todo el mundo se va a movilizar por los uniformes, por las cuotas, por los libros, por la escuela, si era la escuela deseada o era la que quedaba, se movilizan desde abuelos a nietos.

Todo esto hasta la primera semana de clases, y después pareciera que dicen, listo, ya entró mi hijo, y a partir de este momento de puertas para adentro que Dios lo ayude” sostuvo Olmedo.

“Y resulta que la escuela es cada vez más caja negra. De la misma manera en que como padres enfrentamos en nuestros hogares la educación de nuestros hijos. Dos hijos tenemos cualquiera y tenemos dos mundos de norte a sur, y no hay receta que se le pueda poner carbónico.

Esa complejidad es algo que tenemos que tomar conciencia, y eso he visto desde el ángulo personal y familiar. La escuela casi hace milagros, y digo casi porque muchas cosas no puede resolver, pero siempre tomo como símbolo para esto la cuestión de los chicos jardineros” agregó.

“Los primeros días no se quieren desprender de la pollera de la mami. Y lloran y lloran para entrar, y cuando la escuela ejerce su magia, al mes mas o menos, el chico ya dice, chau má, y hola seño. Qué se produjo en ese tiempo? Allí está la cuestión, y allí la escuela tiene resueltas muchas cosas. Pero hasta hoy, desde Sarmiento hasta acá, no pudo resolver el atender bien a todos. Siempre hay un saldo y retazo, eufemísticamente. Generalmente es un grupito van quedando en el camino” relató.

“Eso si lo vemos nacer en la semilla escolar quizás las cosas pueden ser diferentes. Y este tema es lo que a mí me llevó o hasta hoy, a estudiar y a andar cambiando de argumentos cada vez” dijo.

“Nacieron los comedores, las becas, la ropa, los útiles, hasta sueldo. Se ayuda, son importantes, pero no determinantes. Luego se dijo, hay que ponerles maestros especiales, hay que dedicarles tiempo y especialización y vinieron los maestros de apoyo, de adaptación, de recuperación, todos los títulos habidos y por haber, y tampoco se solucionó el problema, se va solucionando mínimamente. Son parches” dijo.

“Ese chico que no se encontró en la escuela, y diríamos los formoseños ese chico no se halló en la escuela, entonces dice esta escuela no es para mí. O yo no sirvo para esto. Y ese es el momento más determinante de esto que se llama trayectoria escolar, cuando el chico dice esto y se abre del mundo y solo Dios sabe de ese rumbo. Con toda la parafernalia del país, ya estamos hablando del tercio del país en esas condiciones, y digo esto se inició en el jardín” explicó.

“Creo que los padres cuando estas cosas se ponen sobre la mesa, los padres asumimos, pero en este momento si hay gente que tiene paciencia es posible que diga que en mi familia pasó eso. Si ya es difícil la vida para el exitoso escolarmente, es mucho más complicado para el que fracasa escolarmente. Y el mayor problema es que la sociedad dice fracasó fulano de tal, y no dice que fracasó el sistema” afirmó.

“Pasó mucha agua bajo el puente para que el sistema diga de sí mismo, no será que nosotros no estamos generando las condiciones para que ese fulano esté dentro de la escuela. Esto es una culpa social y política y entendiendo por política que tiene para manejar el bien común, y esto tiene que ver con una solución política” remarcó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *