La rápida expansión del coronavirus ha puesto en alerta a las autoridades sanitarias de todo el mundo. Principalmente, en los aeropuertos en cuidado es mayor, ante la posibilidad de la llegada de personas portadoras del virus que arriben a la provincia en alguno de los vuelos de cabotaje.

Ricardo Oviedo, jefe de Operaciones del Aeropuerto Internacional El Pucú de Formosa, abordó la cuestión indicando “hay un protocolo muy similar al que posee el plan de emergencia del aeropuerto, y este es muy particular.

El pasado 13 de febrero, se llevó a cabo una reunión de coordinación en lo que refiere a todas aquellas circunstancias que obligan a toda aquella aplicación de medidas ante pasajeros que cumplan ciertos criterios de casos sospechosos” dijo.
“Adoptar medidas en forma dinámica ya que es un aeropuerto y paso fronterizo, y la idea de esto es estar preparados para la contención, vigilancia activa y detección temprana en el caso de que tengamos que manejar situaciones de esta índole.

Cabe aclarar que esta reunión donde han participado organismos de emergencia que actúan en este tipo de situaciones, y se ha comprobado que verdaderamente como autoridad aeronáutica tenemos el apoyo en lo que se refiere a esta materia, las medidas sanitarias por parte del gobierno de Formosa y por parte de la autoridad aeronáutica, de actuar ante este tipo de situaciones o casos sospechosos que podamos tener acá en el aeropuerto, de colaborar con el Ministerio de Salud” afirmó.

El protocolo

Al hablar sobre las características del protocolo, sostuvo “el protocolo tiene un eje fundamental, que se activa ante un requerimiento o ante una necesidad que ha destacado ya sea un comandante de aeronave de un vuelo hacia Formosa, de algún caso con alguna similitud o se considere sospechoso.

Si un pasajero viene con síntomas de estornudos o resfrío. Hay algo muy importante que destacar, el de Formosa es un aeropuerto que tiene un tipo de tránsito aéreo, que recibe habitualmente y que es de la ciudad de Buenos Aires y no de otro punto del país. No así con vuelos de carácter internacional, con aeronaves de pequeño porte que sí vienen de ciudades como Asunción, Uruguay, Chile y Brasil” explicó.

“Para todos estos casos se activa el protocolo. Se activa la situación sospechosa y siempre es el piloto, el que da aviso a los servicios de tránsito aéreo que podamos tener una situación de esta índole. Automáticamente actúa el organismo de sanidad de frontera, que es la única persona que está habilitada para atender y estar en primera instancia en el lugar ante un caso de estos” dijo.

“En su caso, intervendría el área de infectología del Hospital de Alta Complejidad, y han destacado que tienen las herramientas sanitarias acordes para atender la situación. Nosotros simplemente activamos el protocolo, se da la información de manera inmediata, se aísla al aeronave, en un punto que ya tenemos determinado dentro del aeropuerto, se hacen las preguntas y los controles de rigor por parte de sanidad de frontera. Si se requiere, se puede aislar al pasajero también, la planta alta de la terminal está acorde con las necesidades que determina el protocolo” remarcó.

“El protocolo fue elaborado por el Ministerio de Salud y la Administración Nacional de Aviación Civil y está operativo desde enero, y fue transmitido a todos los aeropuertos de acuerdo al tipo de operación de cada aeropuerto en el país” agregó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *