Artistas se ponen el barbijo y donan sus ganancias

Hasta no hace mucho tiempo, los tapabocas eran exclusividad de los chicos del K-pop. Ni hablar del personal sanitario, de los pacientes en riesgo y de los trabajadores obligados a proteger sus vías respiratorias. Pero los barbijos de colores, intervenidos, con dibujitos, formaban parte del uniforme de los intérpretes y seguidores del fenómeno surcoreano. Con la llegada del coronavirus, este accesorio que podía pasar por antipático, se ha convertido en un producto más de merchandising y los grandes artistas del mundo le han puesto su firma para ayudar a los afectados de la industria musical.

“Todas las ganancias se donan a obras de caridad”, esa es la consigna para que bandas como My Chemical Romance The Rolling Stones hayan dejado que sus logos figuren en los tapabocas de Bravado. También solistas como Ariana Grande y Billie Eilish han ofrecido sus nombres para la causa apoyada por esta compañía que pertenece a un importante sello discográfico. La iniciativa se llama “We Got You Covered” (“Te tenemos cubierto”, en inglés) wegotyoucoverednow.com y apunta directamente a colaborar con los que vieron afectada su economía por el virus que, más allá de lo material, ya se ha cobrado la vida de miles de personas.

En la actualidad hay más de 3 millones de infectados por COVID-19 en el mundo y los expertos aseguran que el uso de tapabocas previene el contagio. Es, por ahora, el único método conocido para evitar la propagación, más allá del lavado de manos y el confinamiento social. Hasta que llegue la vacuna o el tratamiento, los barbijos serán los elementos más requeridos, por eso se acaban en las farmacias los descartables, escasean los de uso profesional y en redes sociales abundan los tutoriales para hacerlos en casa con telas, elásticos y hasta tazas de corpiños.

Estos barbijos con logos de bandas, a modo de merchandising oficial, se venden por 15 dólares y las ganancias se destinan directamente a MusiCares, una entidad benéfica que se ocupa de brindar asistencia a los trabajadores de la industria de la música en momentos de necesidad. Este sector es uno de los más golpeados económicamente por la pandemia, ya que los shows en vivo se van suspendiendo y reprogramando a medida que pasan los meses y aunque muchos esperan que se recupere la escena para la primavera sudamericana (septiembre/octubre de 2020), en Europa se habla del otoño (marzo/abril de 2021).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *