La vida de Fede Bal cambió por completo cuando su médico le informó que tenía cáncer de intestino. El actor debió dejar la temporada teatral que estaba realizando en Mar del Plata para comenzar su tratamiento médico. Apenas se enteró del diagnóstico, lo hizo público para concientizar a la gente sobre la importancia de realizarse chequeos a tiempo.

“Tengo cáncer en el intestino. Es una palabra fuerte. Son palabras de las que me estoy haciendo amigo estos últimos días”, anunció el hijo de Carmen Barbieri y Santiago Bal en un video que conmovió a todos el pasado 9 de marzo. “Voy a comenzar un proceso de quimioterapia. Son palabras también con las que me tengo que amigar: quimioterapia, rayos y pastillas durante unas seis semanas. Voy a tener fe y hay grandes posibilidades de que el tumor se vaya. Y si no se va voy a tener que someterme a una operación”, agregó.

De esta manera, el joven empezó el tratamiento en el Instituto Fleming mientras el Gobierno dispuso la cuarentena obligatoria por el avance del coronavirus. Por este motivo, no pudo estar acompañado por nadie, ni siquiera su madre Carmen, quien a pesar de su tristeza debió conformarse con verlo a través de la ventana cuando el joven volvía del sanatorio y pasaba a saludarla desde su auto.

Fede nunca bajó los brazos y cumplió con el procedimiento médico sin quejarse. Incluso se animó a conducir el programa radial Late el viernes, por Radio Late. Y en medio de estas semanas tan movilizantes, el joven sintió la necesidad de renovar su look: dejó el platinado y volvió a su color natural. “Día 63: chequéate el cortesuki que metí”, escribió en su cuenta de Instagram con una imagen de su nueva apariencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *