Formosa estaría en condiciones de regresar a clases

El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, manifestó que se viene analizando la posibilidad de que se reanuden las clases presenciales en el mes de agosto, especialmente en aquellas provincias con baja o nula circulación viral en el contexto de la pandemia. Pese a los casos detectados de covid-19 en los últimos días, el funcionario admitió que Formosa estaría en condiciones de proyectar el reinicio del ciclo lectivo.

En la comunicación, Trotta dejó en claro que las clases se reanudarán en el sistema educativo del país cuando se pueda garantizar la seguridad sanitaria para todos los docentes y estudiantes. Dijo que no hay intención de apurarse en abrir las escuelas cuando el escenario epidemiológico aún se mantiene alterable por los focos de contagios.

“Como hay realidades disimiles en las provincias, el desafío es proyectar la reapertura de las escuelas con clases presenciales bajo un protocolo sanitario riguroso y cumpliendo con una máxima: sólo se dará el reinicio progresivo en aquellos lugares del país con baja o nula circulación viral. Es la primera condición que debe cumplir una provincia para analizar el regreso de clases en agosto”, remarcó.

Aún sabiendo de los casos confirmados de coronavirus en la provincia, el funcionario nacional manifestó en el aire de La Mañana en Vivo que Formosa estaría en condiciones de proyectar la vuelta a clases presenciales para el próximo mes de agosto.

“Si se puede sostener un bajo nivel de contagio y se garantiza un cuidado estricto del protocolo de higiene y seguridad, las escuelas podrán regresar”, refirió.

Respecto a las condiciones para que esto suceda explicó que el primer punto tiene que ver con lo epidemiológico: «que se pueda sostener el bajisimo nivel de contagio». Advirtió que hay que ser muy cuidadosos al regresar porque la prioridad es la salud de todas las familias, docentes y estudiantes.

El regreso a las aulas, que en última instancia lo define el gobernador o gobernadora de cada provincia, «se vincula a la baja circulación y al desarrollo de protocolos que permitan disminuir las posibilidades de contagio, y ese es una de las principales preocupaciones y en lo que venimos trabajando en el Consejo Federal de Educación: el desarrollo de protocolos que serán la base para que cada provincia lo tome como estructura general, inclusive con la posibilidad de establecer mecanismos más rígidos», explicó el ministro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *