Apoyo comunal en aumento

Desde el inicio del aislamiento social por la pandemia de COVID-19, se fueron multiplicando los espacios de comedores barriales y merenderos como forma de paliar la crisis y la falta de posibilidades de muchas familias de acceder a una ración de alimentos. Los emprendimientos son encarados por referentes que reciben de manera semanal un subsidio de parte de la Municipalidad de El Colorado. Parte de los fondos salen del Ejecutivo comunal, aunque la partida más generosa viene del Legislativo por una decisión política que baja de la presidencia a cargo de Clara Doroñuk, comprometiendo fondos de excedentes.

En diferentes sectores de la ciudad existían unos siete comedores y merenderos barriales y uno en la Colonia El Desaguadero. Ahora lo que se observó es el aumento en la cantidad de chicos y en muchos de los casos de personas mayores, que se llegan para percibir una ración de alimentos. Afortunadamente, ante esta mayor demanda hubo también aumento en la respuesta social de parte de las autoridades comunales que resolvieron incrementar las partidas. En cada barrio, con referentes del lugar, se realizan no solo la preparación de los alimentos sino también la atención de los chicos que necesitan contención y afecto. Incluso, a través del Departamento de Acción Social Municipal trabajan para enseñarles sobre el cuidado y prevención con el uso del barbijo, para lo cual concretan una provisión gratuita de los mismos a todos los chicos.

Al fenómeno del aumento de concurrentes a los comedores también se sumó el de lugares donde la gente, en principio de manera informal, encara acciones a favor de los chicos del barrio ofreciendo un plato de comida. El caso más reciente se dio en un sector del barrio 200 Viviendas, donde un vecino tuvo la iniciativa de preparar mate cocido con tortas fritas para los niños de ese sector. El referente tenía una actividad particular relacionada a la gastronomía, pero en medio de la pandemia no pudo sostenerla, sin embargo su vocación por los más necesitados siguió adelante, y hoy concurren entre 15 y 20 chicos de manera permanente a compartir alimentos en el lugar. Desde el Municipio, no permanecieron ajenos a esta situación y resolvieron ayudar con el aporte de mercaderías para que esta tarea continúe en el lugar. Hoy viene funcionando a pleno el servicio para que los chicos pasen a retirar viandas, lo mismo que ocurre desde hace varios meses en otros puntos de la ciudad.

Los organizadores y referentes de los comedores barriales resaltan que las autoridades no se mantienen insensibles ante el aumento de la demanda, ya que “ofrecen igual respuesta para satisfacerlas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *