Se rechazó el Habeas Corpus

Despues de una semana de la decisión de la Cámara Federal de Apelaciones de Resistencia acerca de la competencia del Juzgado Federal de Formosa para intervenir ante la situación “inhumana” de los formoseños varados y abandonados en Mansilla, el magistrado judicial se tomó su tiempo y finalmente rechazó el Habeas Corpus.
Todos quienes esperan para entrar a Formosa en la localidad de Lucio V. Mansilla pasan sus días a la intemperie y al costado de la ruta, con alguna asistencia de la policía del Chaco. También recibieron ayuda de diputados y funcionarios chaqueños: entregaron alimentos; mientras que utilizan el agua potable del puesto policial y se utilizan los baños de la oficina de Turismo que se encuentra en el lugar.

Uno de los formoseños que tenía permiso y podía ingresar a la provincia, es un marino mercante, estuvo embarcado varios meses, cuando por fin tuvo licencia para venir a ver a su familia tramitó los permisos y cuando se permitió en viaje, el gobierno suspendió los ingresos. La policía le aclaró que si intentaba entrar sería detenido por la violación del Art. 205 del CPA.

Quedó como otros tantos abandonados en la ruta pero presentó ante la Justicia provincial y federal un hábeas corpus. En la justicia provincial como era previsible, rechazaron la presentación.
En la Justicia federal, el juez Pablo Morán, se declaró incompetente para intervenir por tratarse de un permiso provincial y envió en consulta la presentación a la Cámara Federal de Apelaciones de Resistencia.
La Cámara inmediatamente estimó entre otros considerandos que la amenaza de la privación de libertad, de las posibles aplicaciones del Art. 205 del CPA, delito claramente federal en la especie por lo que consideró que considerar la legitimidad o ilegitimidad de la “amenaza” de detención es de la Justicia Federal.

“Las medidas sanitarias dispuestas para prevenir la propagación del COVID 19, afectando los intereses del Estado Federal por razón de la materia, al cual le interesa su prevención, siendo estos estos hechos delictivos lesionan un bien jurídico que el Estado Nacional considera su incumbencia, sin perjuicio que se cometan en el territorio provincial ”amenazas la Cámara.

Finalmente declaró competente al Juez Federal de Formosa, Pablo Morán, para que intervenga en los hechos denunciados pero sin llamar a audiencia a las partes rechazó el Habeas Corpus
Se presupone que al plantear un Habeas Corpus el trámite debe ser expeditivo pero Morán estaría acopiando datos según trascendidos sin la premura de considerar que hay formoseños que están con el frío, la lluvia, sin comida, siendo asistidos como indigentes por autoridade del Chaco pero el funcionario se tomó su tiempo y finalmente desestimó los reclamos de los profesionales defensores que argumentaron que la situación del Sr. Ledesma es cada vez más complicada producto del paso del tiempo, que se encuentra abandonado en el límite provincial, resguardándose en un automóvil que su esposa le acercó, y que “…el comisario de la policía caminera de la provincia del Chaco, quiere expulsarlos -tanto a él, como a las demás personas en análoga situación para que el Gobierno de Formosa se haga cargo de sus ciudadanos.”

Por lo que ante la incertidumbre de la incompetencia federal, para que el Sr. Ledesma no vea burlados sus derechos, entendió que corresponde desestimar la acción de Habeas Corpus por considerar que no existe “…limitación o amenaza actual de la libertad ambulatoria sin orden escrita de autoridad competente…”
El Juez Morán expuso que no escapa a la conciencia de este Magistrado la compleja situación en la que se encuentran el Sr. Ledesma y los demás residentes en esta provincia de Formosa actualmente impedidos de ingresar a la misma.
Esta grave situación aqueja -en mayor o menor medida, y en distintas modalidades según el distrito de que se trate- a todos los ciudadanos de nuestro país y del mundo entero que, en el marco de una emergencia epidemiológica sin precedentes, nos vemos sorprendidos diariamente por la evolución de un virus que se multiplica descontroladamente sin tratamiento conocido hasta la fecha.

No puedo dejar de referenciar que en esta querida provincia de Formosa, en la que he elegido vivir y desempeñar mi actividad profesional (ahora en el ámbito judicial), donde ahora me toca actuar y hacer cumplir Constitución Nacional, preservando el bien común, se encuentra en una situación que si no se controla adecuada y férreamente puede ser critica.

En efecto, esta semana se han multiplicado exponencialmente los casos de personas afectadas por este virus letal. Así pasamos en poco tiempo de cero a algunas decenas de contagiados. Todos tienen como denominador común la circunstancia de que provenían de otras zonas con alta circulación viral, o su contacto estrecho con los recién llegados.

De esta forma, los propios trabajadores que asisten a los recién llegados han contraído esta enfermedad, que -Dios no lo permita- puede ser mortal. b) Basado en ello, conjugando las libertades individuales que indudablemente asisten constitucionalmente al amparista, de las cuales soy un firme defensor y por las que en cualquier otra circunstancia entendería que facultan el ejercicio de acciones judiciales, con los derechos universales y colectivos que constituyen bienes jurídicamente protegidos como son la Salud Pública, en este caso concreto debo inclinarme por el bien común.

Es que se trata de una excepcional situación de emergencia sanitaria, en la que habilitar el ingreso de una sola persona más a esta provincia no hace más que exponer al conjunto de la sociedad a un virus mortal. La pandemia es imparable sin medidas muy estrictas y dolorosas, siendo América Latina actualmente el epicentro de la misma.

Es de público conocimiento que en esta región del mundo carecemos de infraestructura sanitaria adecuada para el caso de que se dispare la enfermedad. Cuidarnos entre todos, con el sacrificio personal esto implica es la única forma de proteger a nuestros seres queridos, en especial a los más vulnerables que integran grupos de riesgo. La mejor forma de protegerlo es evitar los movimientos de gente desde los distritos donde hay circulación viral. Todos estamos afectados por estas duras medidas, con familia y seres queridos alejados y expuestos a los que nos gustaría traer a esta provincia menos expuesta a la epidemia.

Entiendo que calificar el accionar preventivo de la Policía de la Provincia como “amenaza”, es desde todo punto vista erróneo. Los actuarios cumplieron con el ejercicio de sus funciones públicas informando al Sr. Ledesma que, su autorización de ingresar se encontraba momentáneamente suspendida y que, en caso de intentar ingresar a pesar de ello, deberían detenerlo por infringir el art. 205 del CPN. Lo cual, lejos de ser una amenaza, implica el cumplimiento de una orden escrita de autoridad competente.

Por último, la coincidencia explicitada responde a una lógica coherente en el tratamiento de una cuestión que se caracteriza por su identidad de sujeto, objeto, causa y sobre todo circunstancias. Por todo ello, lamentando profundamente la situación en que el amparista, al igual que numerosos compatriotas a lo largo y ancho del país -así como también los varados en el extranjerose encuentran, entre los que puedo incluir a familiares directos míos, a los que no puedo ver ni asistir desde hace meses, sin pretender menoscabar derechos y libertades individuales que son la base de nuestra Constitución Nacional, pero anteponiendo en esta situación excepcional los intereses colectivos, a fin de preservar la salud pública, Resuelvo:

1º) Desestimar la acción de Habeas Corpus impetrada por los Dres. Carlos Lee y Fabrizio Villaggi Nicora a favor del Sr. Jorge Antonio Ledesma, en orden a los fundamentos de hecho y derecho expuestos conforme art. 3 de la ley 23.098. 2º) Notifíquese electrónicamente a los profesionales nombrados, por su intermedio al causante y al domicilio electrónico de la Sra. Fiscal Federal Nº 1 de Formosa.

El Comercial pudo confirmar la presentación de un segundo Habeas Corpus en la justicia federal por otro de los formoseños varados en la ruta.
De la misma manera ha habido presuntos aprietes a trabajadores cuyas empresas desde Formosa les han aconsejado alejarse del grupo que pide entrar.
A otras personas que también gestionaban vía telefónica la entrada de personas a la provincia les habrían “sugerido” apagar sus teléfonos celulares para dejar de intervenir.

Los involucrados también tienen miedo de publicar imágenes en sus redes sociales porque fueron advertidos que les iniciarán causas en la justicia provincial, algo inentendible porque todavía no pueden siquiera entrar a la provincia.

Por estas horas el abogado patrocinante, Dr. Carlos Lee, prepara la apelación que irá nuevamente a la Cámara de Apelaciones de Resistencia para ser evaluada, mientras los formoseños siguen pasando frío, hambre y todo tipo de penurias siendo paris por no poder entrar a su provincia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *