Prosiguen las atenciones programadas

Tal como ocurre en todos los efectores sanitarios de la provincia, aún en contexto de pandemia, los equipos de salud, siguen garantizando los servicios esenciales destinados al cuidado de la salud de la comunidad, regidos por los protocolos establecidos para evitar la transmisión y contagio del COVID-19.
En este marco, el hospital “Cruz Felipe Arnedo” de la localidad de Clorinda, continúa con las atenciones programadas, entre las cuales se encuentran las ofrecidas por el Servicio de Odontología, encargado de vigilar la salud bucodental de niños y adultos clorindenses, a través de numerosas prestaciones gratuitas. Cabe destacarse que las mismas se llevan a cabo “con las más estrictas normas de bioseguridad, tanto en horas de la mañana como por la tarde”, según explicaron desde la dirección del hospital; agregando que “los turnos se dan de manera espaciada”, con el objetivo de evitar la aglomeración de personas en la sala de espera.
Para llevar adelante dicha modalidad de atención, el servicio cuenta con 5 profesionales odontólogos, asistentes y enfermeros, quienes realizan “atenciones de urgencia, exodoncias, indicaciones de medicamentos para procesos inflamatorios, aperturas, e intervenciones de flemones dentales agudos”, entre otros tratamientos, puntualizaron.
“Como venimos haciendo con otras especialidades, en odontología estamos brindando prestaciones que se ajustan a los protocolos sugeridos a nivel mundial, nacional y provincial para prevenir la enfermedad COVID-19”, recalcaron, desde la dirección del establecimiento sanitario.
Al respecto añadieron que “son fundamentales y necesarios”, porque permiten “tener activo, no solo el servicio de odontología, sino también los múltiples servicios del hospital que se dan desde distintas especialidades” y, al mismo tiempo, disminuir los riesgos de contagio tanto para el personal de salud como para los pacientes.
“Todo el trabajo se realiza bajo un control estricto de las normas de bioseguridad y del uso de elementos de protección personal (guantes, gafas, barbijos, máscaras, cofias, camisolines, botas). Se mantiene el distanciamiento físico solicitado, entre 1,50 y 2 mts en la sala de espera y los turnos se programan bien espaciados entre uno y otro”, detallaron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *