La Unión con cara nueva

Alejandro Peralta será una de las nuevas caras de La Unión de Formosa para la próxima temporada de La Liga Nacional de Básquetbol.


El jugador habló sobre su llegada al equipo, sus expectativas, su experiencia en la segunda categoría de nuestro país, y de la situación en Paraguay respecto a la pandemia.

Esta será su primera experiencia en la máxima división, ya que Alejandro vistió los colores de Deportivo Viedma, Comunicaciones, Villa Ángela, siempre en la segunda categoría. En esta nota nos habla sobre su arribo al elenco formoseño, sus deseos por jugar La Liga y cómo está viviendo el día a día en su país con la pandemia.

-¿Cómo te sentís con tu llegada a La Unión?

-Me siento muy feliz y con muchas ganas de jugar. Por un lado jugar después de meses de cuarentena, y por otro hacerlo en una Liga muy competitiva y de nivel altísimo. Será un gran desafío para mí. Tenía como objetivo personal jugar esta Liga.

-¿Qué creés que le vas a poder aportar al equipo?
-Me gusta jugar en equipo. Juego mucho físico atrás defendiendo con intensidad, y adelante tengo un juego muy dinámico. En la parte mental creo que puedo ayudar bastante porque siempre trataré de tomar decisiones que ayuden al equipo. Siempre soy positivo, siempre quiero ganar.

-¿Tuviste oportunidad de hablar con el entrenador Daniel Cano?

–Sí, claro que sí. Hablé con Daniel, ya lo veníamos hablando de esta posibilidad hace un tiempito. Solo que estaba esperando a ver si acá en Paraguay iba a haber torneo o no. Cómo se complicó todo y es un hecho de que no va a haber torneo le dije sí a La Unión. Daniel Cano es un DT que me conoce hace años, conoce mi juego, mi forma de ser y él considera que voy a ayudar bastante al equipo.

-¿Cómo está la situación en tu país con respecto a la pandemia?

-Acá en el país está empeorando cada vez más la situación. Creo que es uno de los motivos por el que no arrancará el básquet. Estamos teniendo un promedio de 500 contagios por día y más de diez muertes. Es mucho para lo que es la población del país. Al principio de la pandemia entrenaba en casa, hacía lo que podía.
Después llegó un momento que dejé totalmente ya que es difícil mantenerte entrenando en tu casa nomás y sin saber ni que iba a pasar con el básquet, digamos que es difícil psicológicamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *