Pasada la medianoche inició una intensa lluvia en buena parte del territorio formoseño. La tormenta arrancó desde el oeste hacia el este, llevó alivio así a mucha gente del campo formoseño que se encuentra en emergencia por sequía. Los registros superan en muchos parajes los 35 mm de agua caída, lo que permitirá el rebrote de pasturas, comenzar a llenar represas y tajamares que estaban secos desde hace varios meses. 
 La tormenta fue bien recibida, tanto por la gente del campo, como por los vecinos de las distintas localidades -principalmente del oeste- ya que les permitió juntar “agua de lluvia” en sus domicilios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *