Las salas de Mar del Plata “abrieron” sus puertas

Comenzó la cuenta regresiva de cara a la temporada de verano 2021 que inaugura el próximo primero de diciembre. Mar del Plata es uno de los destinos más elegidos por los turistas locales ya que combina playa, gastronomía y actividad cultural. Sin embargo, luego de la pandemia que azotó al mundo, las próximas no serán unas vacaciones más, ni iguales a las de otros años, ni para todos los sectores.

Conviviendo con nuevos protocolos, los veraneantes podrán ir a las playas, hoteles, restaurantes y espacios públicos, según explicó el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof. Sin embargo, las puertas de las salas de teatro permanecerían cerradas.

“Estoy en shock. Un hecho inédito que nunca ocurrió… Por lo menos en mi caso necesito unas horas para asimilarlo y pensar”, dijo Carlos Rottemberg al respecto. La decisión de no abrir los teatros afecta a miles de trabajadores del circuito comercial pero también del independiente. Para expresar su preocupación, la Red de Salas Teatrales Independientes de Mar del Plata, compuesta por más de una docena de compañías, realizó una “apertura simbólica de salas”.

El pedido es claro: poder trabajar durante la temporada, siempre de acuerdo a los protocolos, que además ya fueron aprobados por el Concejo Deliberante de la ciudad. Marcos Moyano, integrante del grupo de teatro independiente El Séptimo Fuego, explicó a Teleshow que para ellos la temporada es vital “no solo como situación económica, sino como hecho cultural de la ciudad”.

“Hay un montón de artistas marplatenses que hacen sus propias producciones y hacen sus obras en salas de teatro independiente y la temporada es una vidriera. Si bien trabajamos durante todo el año, en temporada se conoce nuestro trabajo no solo para los locales sino para quienes vienen a la ciudad”, contó.

Además, destacó: “Es importante abrir porque estuvimos ocho meses cerrados acatando todo lo que el Gobierno dijo que era necesario, cerramos en marzo, para nuestro caso es inédito porque jamás cerramos en 23 años las puertas de la sala. No las abrimos respetando las órdenes del Gobierno”.

Directores, actores y trabajadores del rubro coinciden en que, siempre con los protocolos debidos, se podría volver a los escenarios: “Presentamos un plan que fue aprobado para poder dar clases y trabajar cuando la fase pase a cuatro, ahora estamos en tres. Ahora el Gobernador dio a saber que va a haber temporada, se permitirán los bares, balnearios, playas, pero no dejarán los teatros. Entonces nos preguntamos, ¿Cuál es la lógica que esto tiene? Porque una pileta de un balneario es mas contagiosa que lo que pedimos”.

“Queremos que nos dejen abrir con protocolos y capacidades reducidas, porque fue un año durísimo donde no hemos podido trabajar. Muchos artistas independientes viven de esto, no es un hobby, somos profesionales y nos dedicamos 24 x 7. La cuarentena implicó tener una economía muy endeble, sumado a que no nos dejan abrir en temporada que es nuestro puno fuerte”, agregó Moyano.

Entre los puntos de su protocolo están el uso de barbijos, alfombras para sanitizar calzados, espacios entre las butacas y abrir con capacidad reducida: “Rottemberg dijo de en una sala de mil butacas habilitar 300, nosotros en una de cien, podemos tener 30 personas”. Incluso para poder llevar adelante la actividad ya compraron materiales y adaptaron sus espacios: “Tenemos los termómetro digitales, alcohol. Tenemos todo porque nos estuvimos preparando para abrir”.

 

“Son muchos los artistas de la ciudad que lo hacen de manera profesional. También trabajamos con una red de salas de toda la provincia, hay salas que ya tuvieron que cerrar por no poder sostener los alquileres ni el cobro de tarifas como luz y gas, que si bien dijeron que no se cortarían los suministros, no fue así”, recordó.

Para cerrar, destacó otros dos puntos. La importancia del teatro como actividad cultural: “Dicen que se puede hacer en streaming, decimos que eso no es teatro y lo sabemos, se intenta trabajar de esa manera pero lo hacen sabiendo que es un paliativo y que no es una forma de hacer teatro, porque el teatro es presencial. Pero también hay que ver el asunto desde el lado del público que todos los años elige a la Feliz como destino de descanso: “Los turistas podían elegir y par ellos el teatro independiente era una pantalla distinta para ver”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *