El anuncio de Donald Trump

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este viernes la normalización de las relaciones diplomáticas entre Israel y Sudán, asegurando que los dos países hicieron la “paz”.

Periodistas en la Casa Blanca pudieron presenciar una conversación telefónica en la Oficina Oval entre Trump y los líderes israelíes y sudaneses.

Sudán e Israel acordaron la normalización de las relaciones, otro paso importante hacia la construcción de la paz en el Medio Oriente con otra nación que se suma a los Acuerdos de Abraham” que involucran a Baréin y a los Emiratos Árabes Unidos, dijo Judd Deere, un portavoz del ejecutivo estadounidense.

Trump, en campaña para su reelección, aseguró en su cuenta de Twitter que se están preparando “muchos, muchos otros” acuerdos de la misma naturaleza.

Estamos expandiendo el círculo de la paz tan rápidamente gracias a su liderazgo”, se escuchó decir al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, con quien Trump conversó en vivo luego de realizar el anuncio.

De esta manera, Sudán se convierte en el tercer país árabe en anunciar la normalización diplomática con Israel en cuestión de semanas, luego de que lo hicieran los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein. En diálogo con los periodistas presentes en el Salón Oval, Trump dijo que “al menos otros cinco países» quieren normalizar relaciones con Israel, y que espera que Arabia Saudita sea uno de ellos.

El anuncio tuvo lugar cuatro días después de que la Casa Blanca anunciara la intención de Trump de retirar a Sudán de la lista de estados que apoyan el terrorismo.

El mandatario lo hizo efectivamente dos horas antes del anuncio, y luego de que el gobierno de transición del país africano depositara USD 335 millones como parte de un acuerdo para indemnizar a sobrevivientes y familiares de víctimas de ataques del grupo terrorista Al Qaeda en Kenia y Tanzania en 1998, que dejaron más de 200 muertos. Ambos ataques fueron vinculados a Sudán debido a que los terroristas tenían sus bases en este país africano.

El primer ministro sudanés, Abdalá Hamdok, agradeció a Trump durante la llamada y saludó el gran impacto que esta medida tendría en la economía sudanesa.

Desde la caída del régimen de Omar al Bashir en abril de 2019, Sudán ha estado gobernado por un gobierno de transición en el que los militares y civiles comparten el poder hasta las elecciones previstas para 2022.

Este gobierno enfrenta dificultades económicas con una fuerte depreciación de la libra sudanesa, por lo que había pedido a Estados Unidos que retirara a Sudán de la lista de países que apoyan el terrorismo, considerado como un obstáculo para las inversiones. De hecho, Hamdok había dicho el 11 de octubre que mantener al país en esa lista negra -en la que estaba desde 1993- ponía en peligro el camino del país a la democracia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *