El calor y el cáncer de piel

Una dermatóloga profesional recomendó para esta época del año el uso del protector solar como un hábito de vida. Sugirió que se extremen las medidas preventivas para evitar consecuencias cancerígenas en un futuro a causa de la acumulación de radiaciones por la exposición al sol.

Además, la profesional advirtió que el bronceador “no es lo recomendable”. Y aclaró que la sombra de un árbol o los anteojos son insuficientes para contener los efectos nocivos de los rayos ultravioletas.

La especialista en enfermedades de la piel reparó en la importancia de la prevención para evitar problemas de salud, ocasionados por la sobreexposición al sol en pleno verano formoseño: “Para reducir los riesgos, es necesario que la gente utilice el protector solar (con factor mayor a 30) como un hábito de vida, que lo incorpore en sus prácticas diarias porque es el principal método para prevenir el cáncer de piel, el cual en muchos casos, está generado por la acumulación de radiaciones desde la niñez hasta la etapa adulta”, precisó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *