De cara a las elecciones de 2021

Alberto Fernández heredó de Néstor Kirchner la habilidad para intercalar política electoral con obra pública para su beneficio y ahora su gobierno apunta a desplegar una clara estrategia que emula aquel sello administrativo: el financiamiento nacional de proyectos y el nexo directo con los gobernadores y los intendentes de cara a los comicios legislativos de 2021.

Tres pilares centrales del Gobierno conforman este esquema para reforzar la liga de gobernadores y jefes comunales. El Ministerio de Obras Públicas, a cargo de Gabriel Katopodis; el de Interior con Eduardo de Pedro y el de Desarrollo Territorial y Hábitat, con el flamante ministro Jorge Ferraresi.

La estrategia definida desde el vértice del poder y apuntalada por estos tres ministros busca mantener un vínculo directo con los mandatarios provinciales y las intendencias para desplegar la obra pública bajo el monitoreo de la Casa Rosada aunque con libertad de acción para su ejecución en cada distrito.

El refuerzo de la liga de gobernadores e intendentes encuentra en la Casa Rosada la necesidad de tener aceitados los canales políticos para el año que viene. La campaña electoral Alberto Fernández deberá contar con un fuerte respaldo a su gestión en unos comicios clave para mantener las mayorías parlamentarias.

La llegada de Ferraresi a la Casa Rosada viene a reforzar este esquema. El ex intendente de Avellaneda expresó en declaraciones a Infobae, tras jurar como ministro, que siempre crayó en una fortaleza en los tres niveles de gobierno, local, provincial y nacional. “Eso es lo que vamos a poner en práctica. Trabajar en esa estructura, poniendo a todos en el mismo sentido y sumar en una sinergia a todos”, dijo.

La puesta en escena del acto de jura con Alberto Fernández y la presencia de 29 intendentes del conurbano bonaerense fue la muestra clara del nuevo perfil que buscará darle Ferraresi al Ministerio de Desarrollo Territorial que dejó María Eugenia Bielsa. Esto es: una fuerte impronta en la descentralización de la obra pública para la ejecución por parte de los jefes comunales y una llegada directa al territorio.

No es casual que Ferraresi haya puesto como su segundo en el Ministerio a otro jefe comunal como es el ex intendente de Navarro, Santiago Maggiotti, y decidió mantener a uno de los hombres que más sabe de política de vivienda en la provincia de Buenos Aires: Luciano Escatolini, ex secretario de Daniel Scioli en la gobernación bonaerense.

Para el martes que viene Ferraresi convocó a un encuentro con más de una veintena de intendentes de la primera y tercera sección electoral del conurbano bonaerense para explicarles de manera directa los planes que tiene en su Ministerio. Ya adelantó a varios jefes comunales la idea de relanzar 55.000 obras de viviendas sociales que estaban paralizadas desde el 2015. Así, buscará sanear esas construcciones y acelerar los trámites de escrituración.

Con un presupuesto de $129.000 millones para el año que viene, Ferraresi habló de poner en marcha un plan de viviendas entre el 2021 y el 2022 para la construcción de 110.000 casas para los sectores vulnerables y la aceleración del plan Procrear con unas 8.200 viviendas.

Con esto el Gobierno cumple un doble objetivo: le otorga poder territorial a los jefes comunales y al mismo tiempo logra dar solución al problema de la toma de tierras que golpea fuerte en la provincia de Buenos Aires. La situación de tensión social en Buenos Aires fue eje de conversación entre Ferraresi y el gobernador Axel Kicillof la semana pasada en función de las 97 usurpaciones y casi mil hectáreas ocupadas en 25 municipios.

 

Fuente: Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *