Mora Godoy cierra su escuela de tango

Puede marcar con justeza la fecha de inicio de la crisis: hace 10 meses que no brinda clases. En cambio, no logra avizorar el día que concluirá: “No sabemos cuándo empezamos, cuando volvemos a trabajar. ¿Ideas? ¡(Tenemos) miles! Podemos hacer un show gratis al aire libre”. Es por eso que, ante la falta de un horizonte, Mora Godoy decidió cerrar su escuela de danzas y rematar gran parte del vestuario para poder continuar adelante.

“Hace 20 años que estoy acá, pero llevo diez meses sin trabajar -le explicó la artista a Guillermo Andino en el programa Informados de todo, por América-. Este es mi lugar de ensayo, de creación. Y es muy duro. Para poder seguir adelante me tengo que desprender del lugar y rematar gran parte del vestuario. Que muchos bailarines y bailarines lo van a aprovechar porque el precio es muy bajo”. Por caso, trajes, vestidos y zapatos se ofrecen a 500 pesos; también se pondrán en oferta distintos objetos de la Escuela Mora Godoy Tango, ubicada en Barrio Norte.

El inicio de la cuarentena obligatoria decretada para evitar la propagación del coronavirus puso en riesgo la actividad del espectáculo. Pero a diferencia de otros rubros, según Godoy la asistencia no llegó. “No entramos en el ATP, en el IFEm ni en los subsidios. Miles de millones (de pesos) se destinaron al turismo. Nosotros también somos turismo, porque vienen turistas. Los que más necesitamos no fuimos escuchados. Yo me voy a correr: hay chicos que están en una situación desesperante”, alertó, y sostuvo que, por el contrario, a “empresarios que han tenido ingresos en dólares el año pasado, les han dudado subsidios”.

Si bien respaldó la gestión de Alberto Fernández (”Voté y apoyo absolutamente al Gobierno”, aclaró), habló de “funcionarios que funcionan bien, y otros que no tienen sensibilidad y que no están escuchando a los que más necesitan”. “No tuvimos ningún tipo de respuesta -lamentó-. He intentado en distintos ministerios y hay poco escucha”. En ese sentido, señaló una excepción en el ministro del Interior, Eduardo Wado de Pedro, con quien tiene previsto reunirse la semana próxima. “Se está preocupando de que hay áreas que no están funcionando”, destacó.

Mora, que supo brillar en escenarios de todo el mundo y llegó a bailar tango con el ex presidente norteamericano Barack Obama durante una visita al país, explicó que en su escuela ya no se brindaban clases grupales “desde hace unos pocos años” porque “fue muy difícil sostenerla en Argentina, aunque parezca mentira”. Sí se brindan clases privadas, que permitían sostener la escuela. Pero que están prohibidas por las medidas dispuestas por el Ministerio de Salud para enfrentar la pandemia.

En junio, durante una participación en Polémica en el BarGodoy ya había advertido sobre la delicada crisis que los bailarines tenían por delante. “No sabemos qué hacer… -deslizó-. Estoy un poco preocupada porque no se solucionó por el momento la problemática de los artistas”.

En tanto, hace un mes Flavio Mendoza mantuvo un duro cruce al aire con Victoria Donda durante una emisión de PH. “Hay bailarines que están haciendo albañilería porque no tienen para comer. Consiguen para hacer un pequeño muro y van”, señaló el coreógrafo. “Si no es urgente, vale más la vida”, retrucó la titular del INADI, remarcando que ciertas actividades de la construcción no estaban habilitadas. “¡Por favor! La vida vale si hay un respeto en todo. Porque si no tenés para comer también te morís”, concluyó el creador de Stravaganza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *