Nueva fecha para la vacuna

“Las marchas y contramarchas (sobre la fecha de arribo de la vacuna rusa contra el coronavirus) tienen que ver con que todo el mundo hace nueve meses administra incertidumbre”. La explicación, en boca de una alta fuente oficial, no podía ser más acertada. Reconocer debilidades es un gesto de transparencia que alegra, tras días de confusión: primero, el Presidente, Alberto Fernández, insistiendo en sostener -indeclinable- una ilusión que más que simbólica parecía, ya, caprichosa. “La vacuna llegará antes de que termine 2020”, afirmó varias veces. Luego, las autoridades de Salud, relativizando los dichos, al punto de dejarlos flotando en la triste sopa del “veremos”. Pero este jueves se respiraba otro aire: hay un plan. Se comunica en cuentagotas a medida que se ajustan los detalles. La fecha, el avión, las dosis, la logística.

La vacuna llegará el 24 de diciembre, no el 23, como se vino diciendo, tal vez sin contemplar las 18 horas (y más de 13.400 kilómetros) que median entre las capitales de Rusia y Argentina. El objetivo es embarcar las dosis en un vuelo non-stop, sin escalas, detalle que se está definiendo.

El avión será de Aerolíneas Argentinas, pero no una nave de carga sino un Airbus 330, de los que conoce cualquiera que haya tomado un vuelo internacional. Apenas pisen el aeropuerto de Ezeiza, las vacunas quedarán en un pequeño e ineludible limbo burocrático.

“Entiendo que el primer día hay todo un tema de documentación, por lo que supe de algunas reuniones operativas. Aunque las vacunas tengan ‘arancel cero‘ y estén exentas, hay ciertos controles que hay que realizar”, explicó la fuente consultada. El principal organismo interviniente, desde ya, es la Aduana.

Porque la ANMAT, se supone, ya habrá hecho su parte de acá al martes. Como ya contó Clarín, si bien el informe que elevarán las inspectoras de ese organismo (ahora en Rusia) es crucial, la ley de vacunas sancionada recientemente delegó en el Ministerio de Salud de la Nación la responsabilidad de autorizar las distintas partidas de vacunas contra el Covid-19.

Lo que dará la ANMAT se circunscribirse a una “recomendación”, según explicó una alta fuente del Gobierno que invocó los artículos 8 y 9 de la ley 27573. Se descuenta, no obstante, que será un “ok”, a esta altura, a juzgar por las palabras de la otra fuente, la que habló con Clarín este jueves:  “Las inspectoras están muy conformes con todo”.

¿Qué pasará después? Terminado el papelerío, comenzará la distribución que, ratificaron, “será equitativa entre las provincias, como ocurrió con todos los insumos durante la pandemia”.

Al cierre de esta nota, ni en el Ministerio de Salud porteño ni en el bonaerense o, adicionalmente, el mendocino (por mencionar algunos que consultó este medio) tenían detalles del “cómo”. Tampoco, la minucia de lo que más les importa a las jurisdicciones: cuántas dosis de esta primera tanda les tocarán exactamente.

 

© clarin.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *