Rápido accionar policial

La Policía de El Espinillo detuvo a dos personas mayores de edad y retuvo aun menor, acusados de perpetrar un ataque vandálico a vecinos y hacia los uniformados. El hecho tuvo lugar este viernes en el barrio San Carlos de la mencionada localidad.

Tras un llamado de ayuda, los efectivos fueron hasta el barrio San Carlos, donde constataron la presencia de tres jóvenes, que en evidente estado de ebriedad atacaron un inmueble y también arremetieron contra los uniformados con todo tipo de elementos contundentes, palos y escombros.

Ante la situación, acudió un  móvil policial de refuerzo y los efectivos lograron dispersar a  los revoltosos, que huyeron del sitio sin ocasionar daño al móvil policial ni lesionar a los uniformados.
Durante la entrevista policial, la propietaria del inmueble manifestó que tres jóvenes, vecinos del sector, la atacaron a ella, su pareja y sus dos hijos menores en su casa mientras dormían.

Los sujetos irrumpieron en el inmueble, causaron cuantiosos destrozos en su propiedad, en una motocicleta, mataron a un perro y un conejo en el lugar, ocasionándole diversas lesiones a su pareja que intentó evitar los destrozos.

También se apoderaron  de una suma de dinero en efectivo que tenía en la casa.
Ante dicha situación, los lesionados fueron trasladados en ambulancia hasta el Hospital de El Espinillo, labrándose las actuaciones judiciales en el lugar, con la participación del personal de la Delegación de Policía Científica Laguna Blanca, donde constató cuantiosos daños materiales producidos.

En principio los policías retuvieron a un menor de 16 años, que protagonizó el ataque, después detuvieron a un joven de 22 años de edad que había ingresado al hospital local por atención médica.
Por último, el tercer sujeto fue aprehendido en el barrio Santa Librada donde intentaba ocultarse en un domicilio.

Luego un hombre de 32 años se presentó en sede policial denunciando a estas tres personas, que momentos antes lo atacaron cuando casualmente fue al domicilio de la madre de éstos, quienes sin mediar palabra alguna lo hirieron.

Todos fueron examinados en el hospital local y el médico de turno confirmó que presentaban lesiones de carácter leves, trasladados a la sede policial.

Previa notificación de su situación procesal, ambos mayores quedaron alojados en celdas de la dependencia policial, en tanto el menor fue entregado a su madre en carácter de guarda tutelar, según protocolo, dándose inicio a una causa judicial con intervención del Juzgado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *