Una década sin el «León Santafesino»

El 7 de agosto de 2011, un paro cardiorrespiratorio acabó de forma prematura con la vida de Leo Mattioli. A 10 años del triste desenlace, vale recordar los aspectos más destacados de su vida, su obra y legado en la música tropical.

Creador de canciones con alusiones al amor y el erotismo, Mattioli, popularmente conocido como el León Santafesino, tenía 38 años y estaba en plena gira, con varios recitales por noche y viajando contra reloj para cumplir con sus presentaciones.

Desde el momento en que sufrió un accidente de tránsito en el que fallecieron dos compañeros de su banda, en el 2000, Mattioli estuvo varias veces cerca de la muerte.
Esas graves situaciones se produjeron en 2006 y 2009, cuando permaneció internado en terapia intensiva en Santiago del Estero y en Santa Fe respectivamente. Mattioli sabía que su corazón estaba maltrecho y que en cualquier momento podía fallar, sin embargo continuó con el mismo ritmo que le requería su carrera profesional.

La noche previa a su muerte, Mattioli se encontraba en el sur de la provincia de Buenos Aires. Se había presentado en tres recitales seguidos en tres ciudades diferentes (Mar del Plata, Balcarce y Necochea). Se dice que, antes del primero, sintió un fuerte dolor en el pecho y que lo solucionó tomando un analgésico de venta libre.

Uno de sus hijos, con quien compartía banda, le propuso cancelar los shows, pero estar arriba de un escenario era lo que más calmaba sus dolores, tanto físicos como emocionales. Apenas unas horas más tarde, cerca del mediodía, fue hallado muerto por su hijo Nicolás en la habitación de un hotel de Necochea.

Los médicos informaron que Mattioli había sufrido un infarto mientras dormía. En ese momento había muerto el hombre y nacido la leyenda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *