Soledad encaró a un participante de La Voz Argentina

En la segunda noche de «Los Playoffs», Ricardo Montaner sacó al escenario de La Voz Argentina a los ocho integrantes de su equipo en otra gala dominada por el talento y al emoción. Al compositor argentino-venezolano le tocó la ingrata tarea de elegir a los seis aspirantes que seguirán en la competencia rumbo la etapa de los Shows, una misión cada vez más difícil a medida que avanza el certamen.

Entre los participantes que audicionaron en la gala de este jueves estuvo Ezequiel Pedraza, un cordobés de 26 años que se lució interpretando “La Llave”, de Abel Pintos. Casi sin imaginarlo, el oriundo de Río Cuarto tuvo sendos enfrentamientos con dos de los artistas argentinos más importantes de su generación. Primero, fue en buenos términos, con el propio Abel, invitado para coachear en esta etapa de Playoffs, con el que se dio el gusto de cantar a dúo y a capella uno de sus temas más conocidos. Con La Sole, en cambio, el encuentro iba a ser un poco más tenso.

Para entender lo que iba a ocurrir a continuación hay que recapitular el camino de Ezequiel en el certamen. En la audición a ciegas, el joven interpretó “Ráfaga de amor”. Soledad Pastorutti fue la primera en darse vuelta y ponerse a bailar al compás del hit de Ráfaga. En seguida, se sumaron Mau y Ricky y Lali Espósito, y cada uno sacó a lucir las estrategias de persuasión para sumarlo a su equipo. “Te ofrezco venir a mi equipo porque te ne ce si to, alegó la de Arequito, enfatizando las sílabas. Finalmente, el riocuartense optó por los hermanos.

En la etapa de las batallas, los hermanos decidieron emparejar a Ezequiel con Facundo Giovos y ambos se lucieron interpretando “Yo no sé mañana”, de Luis Enrique. Estuvieron muy parejos, pero luego de una larga deliberación, la moneda cayó del lado de Facundo. Ni bien se habilitaron los robos, Soledad fue por segunda vez en busca de Ezequiel, y esta vez parecía la vencida. Sin embargo, Montaner aguardaba agazapado el momento para pegar el zarpazo. Después de que la de Arequito le diera formalmente la bienvenida, el intérprete de “Soy feliz” apretó el botón sumándose a la compulsa.

“Te admiro mucho Sole, pero me voy a quedar con Ricardo”, sentenció el participante, rechazando por segunda vez a Pastorutti. Este jueves, al terminar su actuación, Marley quiso saber cómo estaban las cosas entre ellos. “Lo que todo el país quiere saber es si Soledad logró perdonarlo”, indagó el conductor. “Yo creo que no”, metió fichas Lali, mientras la Sole negaba con la palabra y con la cabeza y el participante buscaba esconderse detrás de una risa nerviosa.

“Yo soy memoriosa”, habló finalmente la coach, mirando a sus colegas y sonriendo en lo que pareció un indulto. Pero de inmediato, volvió a la carga. “Encima viene y dice ‘la soledad se hace carne en mí’”, apuntó en referencia a un verso de “La llave”. “La otra vez cantó y dice ‘si me roba la Sole’… ¿qué te pasa conmigo, nene? ¿Me tirás onda y después te vas para otro lado? Yo no sé que pensar. Es un histérico”, señaló la cantante, avalada por Lali y Marley y en medio de las risas de todo el estudio.

Ya más seria, la de Arequito elogió la interpretación del cordobés. “Cantó muy bien. Es un tema que me encanta, que nos llega a todos. Cantar a Abel es muy difícil y estuviste muy bien porque hiciste tu propia versión”, señaló la Sole y continuó con un guiño a sus pagos. “Por momentos yo te sentía un cuartetero, y te lo digo con todo el orgullo y el respeto. Se te notaba tu tierra en la canción”, agregó. “¿Qué le harías cantar?”, intervino Montaner. “Intento”, replicó de inmediato Pastorutti y el joven improvisó el tema de Ulises Bueno. Lo hizo tan bien, que Ricardo lo anotó en su memoria para la etapa de los shows, aunque La Sole reclamó la autoría intelectual del asunto. ¿Habrá un tercer round?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *