Peluquería: Dueños defendieron los 24 pesos de una cuenta

Una mujer y su hijo fueron a una peluquería en la ciudad balnearia de Pinamar y gastaron 23.800 pesos. Ante semejante gasto, en las últimas horas tomaron la decisión de difundir en las redes sociales -a modo de queja- el ticket de compra donde se especifica los procedimientos que se realizaron. A su vez, el dueño del lugar se defendió ante los cuestionamientos y justificó la cifra.

“Estuvo como cuatro horas en el salón. Llegó a ese número por la cantidad de situaciones que pasó”, explicaron desde la peluquería sobre el episodio ocurrido a mediados de enero.

Los motivos de una cuenta carísima

En la boleta que la mujer publicó en sus redes sociales se pueden ver los precios de cada ítem que le cobraron: $7.800 por reflejos, otros $7.800 de iluminación, $900 por el lavado, $1.400 por el servicio de manicuría, $1.400 el corte y $700 el peinado. Además, incluye “trabajos técnicos” por $4.100. El monto final fue de $23.800.

El posteo se llenó de comentarios que destrozaban a la peluquería por cobrar “precios exorbitantes” y otros planteaban que los clientes debían haber corroborado los costos del servicio que iban a pedir.

La palabra del dueño de la peluquería

Jessicaleo es la peluquería en cuestión y su dueño explicó el motivo del numeroso monto: “Era un varón que entró con su mamá. Su mamá se fue y quedó el chico acá haciéndose una decoloración”.

En diálogo con el programa radial Feudale Café (La Cielo 103.5), sostuvo que “todo eso tiene un costo” y aseguró que el joven había pasado alrededor de cuatro horas en el salón.

Según la versión del dueño del salón, el chico se sometió a varios procesos para cambiar el look: no solo se realizó tintura, sino también peinado, corte y manicuría. “Llegó a ese número por la cantidad de situaciones que pasó”, indicó.

Y agregó: “Tenía el cabello castaño y quería llegar a un rubio claro, casi blanco. Se requiere de dos decoloraciones para llegar a un tono nivel 9 y poder hacer un matiz platinado”.

Por su parte, otro encargado del local dijo que “los precios están en la puerta y la gente ya cuando entra sabe lo que va a pagar”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *