La economía china está llena de problemas

Cuando Shanghái levantó su cierre de dos meses en junio, esperaba que los ciudadanos volvieran a las tiendas aliviados. En lugar de ello, ha sido testigo de cómo la gente huía alarmada de las tiendas. El 13 de agosto, las autoridades sanitarias descubrieron que un contacto cercano de un niño infectado con Covid-19 había visitado un establecimiento de Ikea en la ciudad. De acuerdo con las estrictas normas de control del virus de Shanghái, la tienda tuvo que ser cerrada inmediatamente, para que todos los que estaban dentro pudieran ser llevados a cuarentena. Pero los compradores, presos del pánico, se apresuraron a salir, empujando a los guardias.

Peligros similares se enfrentan a cualquier persona en China lo suficientemente audaz como para tomar unas vacaciones. Hasta 150.000 turistas han quedado atrapados en la isla turística de Hainan, donde un brote de cólera ha infectado a más de 13.000 personas este mes. Los que esperaban salir se han enfrentado a los onerosos requisitos de las pruebas y a la cancelación generalizada de los vuelos. Los vídeos que circulan por Internet muestran a familias durmiendo en el suelo de un aeropuerto.

La política de Covid-cero de China ha dejado su economía igualmente atrapada. El impacto es tanto directo como indirecto, dificultando tanto la oferta como el sentimiento.

Los efectos más profundos no siempre son los más evidentes. Hainan, por ejemplo, sólo representa el 5% de los ingresos por turismo de China, según Tao Chuan y Shao Xiang, de la correduría Soochow SecuritiesEl turismo en su conjunto sólo representa el 4% del PIB chino. Los bloqueos en el resto del país han sido relativamente breves en las últimas semanas. A pesar de la gran alarma por la interrupción de las cadenas de suministro mundiales, las exportaciones chinas han seguido creciendo con fuerza. En una visita a un puerto en el centro de exportación de ShenzhenLi Keqiang, el primer ministro, comparó las reformas del país y los logros del puerto con un río irreversible.

Dada la sequía que afecta ahora a seis provincias chinas, quizá sea una metáfora desafortunada. Pero el discurso del Sr. Li fue al menos un reconocimiento tácito del daño que las medidas de aplastamiento del Covid-19 de China han hecho a la moral. Por cada comprador o turista atrapado, hay otros miles que no comprarán, viajarán o gastarán para evitar un destino similar. La confianza del consumidor en el segundo trimestre fue la más baja registrada. Como resultado, el consumo de China se ha quedado atrás con respecto a la industria y las exportaciones. Las ventas al por menor en julio fueron sólo un 2,7% superiores a las de hace un año. Cuando se ajustan a la inflación, se contraen.

Las ventas de muebles han sido especialmente débiles, y no sólo porque la gente no se atreva a entrar en IkeaLa compra de muebles está estrechamente ligada a la de viviendas, que se ha desplomadoLas ventas de viviendas cayeron más de un 28% en julio, en comparación con el año anterior. La debilidad de las ventas ha presionado a su vez a la baja los precios.

Para colmo, quienes compran un piso por adelantado ya no pueden estar seguros de que se vaya a construir. Muchos promotores en apuros carecen de la liquidez necesaria para completar la construcción y ya no pueden encontrar a nadie que se la preste. Esto ha contribuido a que se produzcan grandes retrasos en la finalización de las viviendas prevendidas, lo que ha llevado a un número creciente de compradores a amenazar con dejar de pagar sus hipotecas.

La acumulación de malos datos económicos ha llevado finalmente al Banco Central a actuar. El 15 de agosto redujo dos tipos de interés en 0,1 puntos porcentuales, desviándose de la tendencia mundial al endurecimiento de la política monetaria. Pero estos recortes pueden no ser efectivos, porque la demanda de préstamos es muy débil. Desde abril, la oferta monetaria de China (medida en términos generales) ha crecido más rápido que su stock amplio de crédito. Esto no ocurría desde 2015, según Jiang Peishan Sun Liping, de Haitong Securities, otro brokerSugiere un afán por atesorar dinero en lugar de pedirlo prestado. “Los fondos están ociosos”, sostienen. Esto hace temer una trampa de liquidez, por la que la política monetaria se vuelve ineficaz para reactivar el crecimiento.

Si la política monetaria está perdiendo fuerza, la responsabilidad de rescatar la economía china recae más firmemente en la política fiscal. La inversión en infraestructuras ya está creciendo rápidamente. Pero el gobierno central todavía tiene que intervenir con decisión para reactivar el mercado inmobiliario. Ha pedido a China Bond Issuance, una aseguradora de crédito estatal, que suscriba las ventas de bonos de un puñado de promotores inmobiliarios privados, incluida una unidad de Longfor Group. También se habla de un fondo de rescate de 300.000 millones de yuanes (44.000 millones de dólares). Pero hasta ahora el gobierno central se ha contentado con dejar que los gobiernos locales, con problemas de liquidez, elaboren sus propios planes de rescate.

¿Qué explica su desconfianza? El coste de la finalización de los proyectos paralizados es grande pero calculableAndrew Batson, de la empresa de investigación Gavekal Dragonomics, lo sitúa entre 2 y 4,8 billones de yuanes, es decir, entre el 1,8 y el 4,2% del PIB del año pasado. Sin embargo, el restablecimiento de la confianza podría requerir algo más parecido a una “garantía general” de que todas las propiedades pre-vendidas se construirán, dice Houze Song, de Macropolo, un grupo de expertos. Se trataría de un “compromiso indefinido”, que podría tener un “coste exorbitante”.

Una garantía de este tipo también podría sesgar los incentivos. Song lo compara con el seguro de depósitos. Una de las diferencias es que el seguro de depósitos desalienta las corridas bancarias, reduciendo así el riesgo que asegura. Por el contrario, un respaldo a las preventas podría tener el efecto contrario. Podría aumentar las probabilidades de que los promotores inmobiliarios tuvieran problemas, especialmente si permitiera a los operadores imprudentes vender pisos con mayor facilidad.

El compromiso de no vender y de acabar con los excesos inmobiliarios de China viene de arriba. Ambos objetivos han sido enfatizados repetidamente por Xi Jinping, el líder de China, cuya filosofía personal, el Pensamiento Xi Jinping, se cierne sobre todo. Pero mientras se prepara para conseguir un tercer mandato en el congreso del Partido Comunista que se celebrará a finales de este año, esos férreos compromisos han dejado a la economía en un aprieto. El escenario económico del congreso no es lo que Xi Jinping pensaba que sería. Tampoco es algo que el pensamiento de Xi Jinping parezca capaz de resolver.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *